lunes, 4 de octubre de 2010

ESTUPIDEZ, ANOREXIA Y BULIMIA




A raíz de haber colgado una foto en un red social, se han producido una serie de comentarios que me han convencido de le necesidad de escribir algo sobre el tema. La foto que colgué hablaba por si sola, se trata de una pintada realizada justo al lado de una tienda de ropa. La contundencia de la afirmación de la persona que realizó la pintada no ofrecía lugar a dudas: “La talla 38 me aprieta el chocho” ¿Queda claro?


Me atrevo a afirmar que esta mujer está hasta ahí mismo (el chocho), de que le hagan creer que ha engordado, que debe corregir sus hábitos alimentarios ya que de lo contrario se alejará cada día más del patrón que viene fijado por la modas o las modas y será objeto del ninguneo progresivo de su entorno de amigos y amigas que sí están dentro de los parámetros de peso y talla marcados por el tinglado de la moda y los intereses que ésta defiende a capa y espada. Esta situación motivada por verse apartado o no admitido en el grupo de los “normales” crea en muchas ocasiones un serio problema si la persona en cuestión no tiene la cabeza en su sitio o medianamente bien amueblada.


La baja autoestima por no ser admitido, por no ser como los demás es la primera estación de un vía crucis largo y penoso que no siempre acaba bien.


Las patologías sociales en este caso desembocan en patologías somáticas creadas por este endiablado sistema que no hace más que embrutecer a las personas, para después endosar las consecuencias de esta molicie al Sistema Público de Salud.


Al hablar de patologías somáticas me refiero a la anorexia y a la bulimia, que en no pocos caso son irreversibles y acaban en muerte.


Las personas jóvenes, con un peso bajo, un nivel de autoestima bajo, dependiente del núcleo familiar, inmaduras, con miedo a la madurez sexual y temor a asumir responsabilidades y tomar decisiones, conformarían un perfil de candidato a padecer anorexia o bulimia.


La persona anoréxica padece una distorsión de la imagen de su propio físico que rechaza, siempre que tiene un problema, manifiesta actitudes depresivas, suele probar toda clase de dietas para rebajar su peso, tienen una actitud hostil hacia el entorno y se manifiestan irritables. Suelen tomar diuréticos y laxantes para ayudarse. No es extraño que intenten compensar su “exceso de peso” aumentando la actividad física (Vigorexia), disminuyendo al mismo tiempo la ingesta de alimentos.


La anorexia y la bulimia tienen un patrón parecido aunque ambos trastornos sean diferentes.

A diferencia de la anorexia, la bulimia se caracteriza por episodios de grandes ingestas de alimentos que son rechazadas casi de inmediato con la provocación del vómito y/o la toma de laxantes y otras sustancias.


La persona anoréxica siempre come poco (cuando come), evitando las grasas y los hidratos de carbono. En la bulimia la ingesta voraz puede ser de cualquier alimento que se tenga a mano, sin descartar los dulces y pasteles.


Después de esta necesariamente breve introducción, creo que podemos hacernos una idea del alcance de estas patologías de etiología social pero con un alto grado de complicidad en la industria, léase de la moda, de los productos farmacéuticos y de todos los que ahí pueden rebañar algún dinero, sin dejar de lado el perverso mundo de la publicidad.


Los jóvenes (las adolescentes son las más firmes candidatas a caer en la anorexia), en esta sociedad competitiva, cada día más carente de valores positivos, están inermes (o casi) frente al bombardeo de imágenes que les incitan a querer ser cómo el otro, cómo el que ha triunfado. El mensaje que reciben constantemente les incita a compararse con los estereotipos vigentes de belleza que la industria ha creado, con cuerpos perfectos que son la puerta de entrada a esa arcadia que no existe y en la que todo está al alcance de la mano sin el más mínimo esfuerzo.


Ése mundo tan ideal que pinta la publicidad además de fomentar la más salvaje competitividad e individualismo se miran estos jóvenes candidatos al triunfo, lo tremendo es que lo que ven no les gusta, no se parece en nada a lo que les rodea y lo que son y nada más lejos de lo que quieren ser. Así emprenden este viaje que se inicia con una baja autoestima y acaba en el hospital. Nada más diferente a lo prometido.


Si algo cabe esperar de la política es que cuidadosa como debe ser de las cosas que afectan a todos, introdujeran elementos reguladores y coercitivos a este engaño que se produce con las tallas. La talla 38 debe ser la misma en todas partes para no hacer creer lo que no es y contribuir a que nuestros adolescentes no se monten castillos en el aire, aunque lo peor de todo es lo que se ha señalado más arriba: la falta de valores que musculen la personalidad del adolescente.


9 comentarios:

delantal dijo...

Excelente explicación Narcís

DESPERTAFERRO dijo...

Gracias, Luz. Después de leer los comentarios que se hacían en FB creí oportuno escribir algo al respecto. Creo que este tema, por desconocimiento o frivolidad no recibe la atención necesaria.
Esto es lo que hay. Mientras la tasa de obesidad en jóvenes y niños está aumentando de forma alarmante. En un futuro estos serán los diabéticos, cardiopatas etc. Mal vamos.

Ricardo dijo...

¿Por qué ha tardado este blog tanto tiempo en volver a la luz pública? Saludos, Obliterio Manglano (Iznalloz)

PROHIBIDO-CRITICAR dijo...

http://prohibidocriticar.blogspot.com/

Secret. dijo...

¿Te gustaría publicar tu mejor texto en nuestro blog?
Esto no es ni publicidad ni nada por el estilo, somos dos adolescentes que nos gusta escribir y tenemos nuestro propio blog. Hemos decidido abrir un blog porque creemos que hay mucho talento por algunos blogs.
Se trata de un blog común y consta de los textos de todo el mundo.
Solo tienes que enviarnoslo y nos ayudarás a progresar.

Muchas gracias por leer este comentario.

http://madeinyourheart.blogspot.com

Esperanza dijo...

Tengo una amiga que está saliendo de la anorexia.. fue muy duro paa ella, sus padres y para nosotros sus amigos, pero gracias a Dios está mucho mejor, ha subido de peso, aunqeu aun le falta, pero está mas feliz, con mas animo. esta bien :)

Disculpa por molestar, pero si no pensara que esto puede mejorar tu vida no lo aría. No busco comentarios o mas visitas que los demas, aunque no me molestaría :). Trato de ayudar a los demás a que vean una verdad que yo pude ver, me gustaría que muchas más personas tuvieran la oportunidad de conocer las maravillas que yo veo :) Gracias por leer. :)

http://aunquedatiempo.blogspot.com/

El Periódico de El Prat dijo...

Un articulo muy completo

marramamiaw dijo...

magníficas palabras, yo lo imprimía y se lo desparramaba en las tiendas por todos lados¡¡

DESPERTAFERRO dijo...

Antes que nada pido disculpas por no haberme asomado antes y dar a todos las gracias por sus amables comentarios. Si realmenete le que he escrito sirve pasra alguien me siento inmensamente felíz.
Gracias a todos y un fuerte abrazo.
Animo !!