lunes, 31 de diciembre de 2007

ALGUNAS CUESTIONES SOBRE UGT Y COMISIONES OBRERAS



(Este blog ofrece como primicia informativa un artículo de José Luis López Bulla, cofrade del director de esta bitácora).


José Luis López Bulla


Hace bien UGT en querer tener las mejores relaciones con el PSOE. Eso no está reñido con la independencia de la una con relación al otro y viceversa. “Llevarse bien” las fuerzas democráticas entre sí es algo más que una cuestión de buena convivencia.


Hace pocos días leíamos en un solvente diario que UGT “había normalizado las relaciones con el partido después de tantos años de ruptura”. El sindicato –siempre según el diario-- pidió al PSOE que uno de sus más representativos dirigentes fuera incluido en las listas electorales para los próximos comicios de marzo. Así pues, después de veinte años de `ruptura´ la relación se ha `normalizado´, según afirmó el medio. Este ejercicio de redacción intenta, primero, hacer observar que las palabras fuertes empleadas por el diario (ruptura y normalización) se usan de manera inadecuada; y, a continuación, este ejercicio pretende tocar otras teclas que ya se irán viendo, unas teclas que van más allá de la mera cuestión terminológica. Para no dejar las cosas en excesivo suspense, diré que también se hablará, en amigable polémica, de algunas concepciones que, en otro lugar sindical, apuntan al carácter del sindicalismo, afirmando que “no es de derechas ni de izquierdas”.


Introito. El origen de este relato está en los desacuerdos que la dirección ugetista tuvo a mediados de los años ochenta con el gobierno de Felipe González que, efectivamente, culminaron con el durísimo desencuentro de la huelga general del famoso 14 de diciembre de 1988. El PSOE hizo una lectura pública interesada: el conflicto se explicaba por razones personales entre Nicolás Redondo y Felipe González. En realidad se negaron a ver que se trataba de un choque de reformismos. El reformismo sindical fue presentado como otro vestigio más de antiguas posturas que se confrontaba con la modernización reformadora del gobierno y del partido socialista. La posición pública de los socialistas intentaba, de un lado, desactivar las razones de fondo del conflicto y, de otro lado, anular el destacado coprotagonismo de Comisiones Obreras tanto en este conflicto como en la confrontación que había dirigido desde la huelga generalizada del 15 de junio de 1985 contra el recorte de las pensiones a la que no se había sumado la dirección ugetista.


UGT se fue distanciando del gobierno socialista por, como mínimo, estas dos razones: primero, porque no compartía sinceramente los planteamientos del equipo de Felipe González; segundo, porque, así las cosas, no podía dejar en manos de Comisiones Obreras la movilización en los centros de trabajo y en la calle.


Lo cierto es que Nicolás Redondo no consiguió hacer entrar en razones al gobierno. Sus gestos templados –no votó en el Parlamento español, junto a otro dirigente, Antón Sarazíbar, la ley de pensiones del 85 y su posterior renuncia al escaño de diputado— aparecían como importantes gestos simbólicos, pero no pasaban de ahí y no hacían mella en los planteamientos del gobierno de González. Ese choque de reformismos sin un apoyo masivo, por muy clarificador que fuera, cargaba de razón a Comisiones Obreras. En esa tesitura, UGT vio con claridad que su `modelo´ de templada gestualidad había entrado en una fase de agotamiento. Por otra parte, los ugetistas cayeron en la cuenta del discurso laico del nuevo secretario de Comisiones, Antonio Gutiérrez, que se distanciaba de la carga ideológica de Marcelino Camacho en sus críticas al gobierno. UGT hubo de decirse que, además de no compartir la política de Felipe González, su paciente gestualidad simbólica daba mayor carga argumentativa a Comisiones Obreras. Y se decidió honestamente a pasar el charco: estalló el gran conflicto que, en el fondo, no esperaban los dirigentes socialistas. Abro paréntesis, estábamos cenando en el Hotel Calderón, dos días antes de la huelga general, Rafael Ribó, Pere Portabella, Quim González y un servidor con nuestros invitados: Josep Borrel y, nada menos, con Giorgio Napolitano. Naturalmente se habló de la convocatoria. Borrell se lamentó de la decisión sindical y reconoció que sería una protesta seria, pero que sólo afectaría parcialmente algunas zonas industriales del país. Tampoco el ministro Borrell estaba debidamente al tanto de tan importante movimiento telúrico. Cierro el paréntesis.


Comoquiera que la memoria es flaca recordaré que en el 14 de diciembre hizo huelga hasta el aire y que, dicho lorquianamente, hasta el coñac de las botellas se disfrazó de noviembre para no infundir sospechas de enemistarse con el conflicto. Un acontecimiento de aquella envergadura no podía ser (y no fue) la consecuencia de una pésima relación personal entre Nicolás Redondo y Felipe González.

Naturalmente, comentaristas de la más variada desinformación hablaron de la ruptura entre el sindicato y el partido. Claro, era lo más aparente. No vieron lo más sencillo: UGT no podía seguir enclaustrada en el simbolismo gestual, especialmente cuando no compartía la política económica y social de Felipe González. Por eso se dio tan estridente choque de reformismos. Ahora bien, la consecuencia de aquel movimiento telúrico no llevó esencialmente a la ruptura de las relaciones de UGT con el partido sino a una opción de mayor calado, tal vez no suficientemente elaborada al principio, esto es: la búsqueda de una nueva práctica –más acorde con los sindicatos `hermanos´ europeos-- de la autonomía sindical y la consideración de que no hay gratuitamente partidos-amigos o gobiernos-amigos. Así pues, me parece inexacta la expresión `ruptura´ porque fue otra cosa diversa, de otro calado. Es más, UGT entró en una vereda que era normal en Europa. Otra razón no irrelevante es que los sindicatos europeos (y en no menor medida) los sindicatos españoles, Comisiones Obreras y UGT, habían asumido ya en un proceso sin marcha atrás: la intervención en el diseño, por la vía contractual, de las políticas de Estado de bienestar, que anteriormente eran de exclusivo monopolio de los partidos políticos, amigos o no.


Esta novedad conducía, de entrada, a miradas diferenciadas sobre las reformas (y el carácter de las mismas) que eran necesarias. Unas miradas que podían conducir, y condujeron, a choques entre el reformismo del movimiento sindical en su conjunto y el partido en el gobierno. Esta novedad llevó a UGT, mutatis mutandi, a una nueva normalización: la normalidad de un proceso de autonomía sindical que, en principio, es una aproximada explicación del itinerario (no siempre rectilíneo y con frecuencia complicado) de la unidad de acción del sindicalismo confederal español.


Primero. Se ha iniciado esta reflexión con un “hace bien UGT en querer tener las mejores relaciones con el PSOE”. Y, como se ha dicho anteriormente citando la fuente de un solvente diario, UGT hizo saber al partido que estaba interesada en tener un referente propio en el Parlamento a través del grupo socialista. Cándido Méndez dio incluso el nombre de Manuel de la Rocha, un importante dirigente de su sindicato, planteando además que debería figurar en las listas de la circunscripción de Madrid. Al día siguiente la organización socialista madrileña no incluía a de la Rocha en la lista. Pero no es sobre esta negativa el motivo de estas reflexiones, sino la propuesta de UGT ya mencionada.


Así las cosas, vale la pena llamar la atención a quienes (si es que los hay) hagan correr que se ha producido un giro en los planteamientos del sindicato ugetista. Mi opinión es que no hay que irse de la lengua; también la prudencia conviene en este caso. Porque no se puede decir que UGT enerva su autonomía porque plantea querer tener un referente propio en el Parlamento en las listas del PSOE y, a renglón seguido, olvidar que Marcelino Camacho, Cipriano García y otros destacados dirigentes sindicales, siendo diputados en las listas del PCE, aflojaron la autoafirmación de Comisiones Obreras de ser un “sindicato independiente”. O los casos de Giuseppe Di Vittorio y Bruno Trentin, por ejemplo, que simultanearon sus altos puestos de responsabilidad sindical y diputados italianos. Así pues, conviene medir mucho las palabras.


Ahora bien, parece oportuno, de momento, entrar en algunas consideraciones. La primera es: ¿qué se quiere dar a entender cuando se dice que “UGT pretende tener un referente propio en el Parlamento” como garantía de que se pondrán en marcha políticas sociales? La segunda: cuando el sindicato ugetista lleva un largo proceso de autonomía práctica, por qué desandar el camino hacia algunas formas de relación que se usaban en tiempos pasados?


Creo que es aproximadamente exagerado el planteamiento que vincula tener uno o un grupo de sindicalistas como referentes propios en el Parlamento y la garantía de que se aprueben tales o cuales reformas en las Cámaras. Los casos de Nicolás Redondo, Antón Saracíbar y el mismo Méndez, que fueron diputados en tiempos antiguos, podrían servir de parcial argumento para llegar a conclusiones distintas. Debe quedar claro que no es un problema de incapacidad personal –tampoco en los casos citados lo fue-- sino de la propia lógica parlamentaria y de las mediaciones que, convencionalmente (en unos casos para bien, en otros ni fu ni fa) requiere el juego de las relaciones de representación en las Cámaras. Entiendo que sobre ello, así en las viejas experiencias españolas como en las europeas, la dirección ugetista está convenientemente avisada.


La segunda cuestión, se ha dicho antes, nos interpela a por qué UGT quiere desandar al camino. Nuevamente quiero incidir en esta idea: no creo que, en el caso de que finalmente, dispusiera de uno o varios referentes propios enervara los niveles de autonomía práctica que el sindicato ugetista ha alcanzado. Sin embargo, no creo que tener tales puntos de referencia añadiera plus alguno a la organización sindical. Y sí me permito presumir que podrían darse dos situaciones: una, la reedición de situaciones de conflicto entre el partido y el sindicato; dos, un estancamiento de los niveles de autonomía práctica de UGT, en el bien entendido que estancamiento no quiere decir pérdida sino el mantenimiento de lo actual. Este es el problema que me interesa más.


Uno de los problemas que son visibles en una parte del sindicalismo español es la ausencia de reglas en algunas grandes cuestiones. Por ejemplo, la manera de normar la independencia y autonomía, también (aunque en esta ocasión no es motivo de reflexión, aunque se deja apuntada para otros momentos) para ordenar los comportamientos intersindicales cuando hay contrastes fuertes entre unos y otros en los procesos contractuales o en la relación entre el sindicalismo confederal y el conjunto de los asalariados. Aquí lo que especialmente nos ocupa es la ausencia de reglas que garanticen la autonomía de UGT. No tengo más remedio que reincidir porque conozco un poco lo quisquillosa que es (toda) la familia sindical: la ausencia de reglas no impide la autonomía, aunque no la garantiza plenamente.


Como es sabido, Comisiones Obreras es en estos aspectos de las reglas más atenta: fijó, bien pronto, los niveles de incompatibilidades entre los cargos de representación propia y el universo de las instituciones. De acuerdo, eso tampoco por sí mismo garantiza la independencia. Pero, como mínimo, es una condición necesaria. Que sea suficiente depende ya de la voluntad orgánica y ejemplar en el momento de establecer el proyecto del itinerario cotidiano: la fatiga del proyecto, según Bruno Trentin. Así las cosas, el proyecto de la independencia es también una almádena capaz de romper todas las interferencias que se oponen (o puedan oponerse) a aquella.


Es más, la independencia sindical (que no es un planteamiento contingente), además de contar con sus propias reglas, debe ser visiblemente incontrovertible en sus formas estéticas. O lo que es lo mismo, sus referentes son las conductas independientes de la casa sindical; los referentes realquilados, de un lado, deslucen la pregnancia de la autonomía y la independencia del sindicalismo confederal; y, de otro lado, mantienen las actuales formas de cómo se expresa la propia personalidad del sujeto social. Dígase en pobres palabras: siguiendo estando así las cosas, la autonomía y la independencia sindicales no adquieren mayor fisicidad y, peor todavía, siempre está (posiblemente de manera injusta) bajo sospecha y en coplas.


Segundo. Sigo reclamando prudencia y buen ojo clínico, porque es relativamente fácil entrar en interesados comadreos. De manera que, tampoco esa novedad ugetista, me lleva a volver a reflexionar sobre el tema que antaño movió ríos de tinta y que, en mis tiempos, provocó un hartazgo de encendidas discusiones, esto es, las relaciones entre partido y sindicato. Pero, en cambio, sí parece estar en orden del día una cuestión más general: las relaciones del sindicalismo confederal con el mundo de la política. Lo que sigue a en esa dirección.


Soy de la opinión que todavía está por hacer una atinada valoración y un debido reconocimiento del papel que el sindicalismo confederal español ha jugado en su relación con el cuadro general: en el escenario político-institucional y en la sociedad.


Es justamente en estos momentos (o, por mejor decir, de un tiempo a esta parte) cuando, frente a la desmesura irritante del juego político partidario en esta legislatura (“dura y ruda”, según Manuel Marín), el sindicalismo confederal ha mantenido junto a los operadores económicos su larga trayectoria de acción colectiva contractual mediante miles de momentos negociales en un paisaje que está en las antípodas de la reyerta tabernaria del juego político partidario. Repito, esa ejemplaridad todavía no ha sido reseñada y, por tanto, está por estrenarse que alguien la valore. Más todavía, cuando las fuerzas políticas en el Parlamento han organizado la dificultad del no entenderse, el sindicalismo confederal y los actores económicos han actuado como legisladores implícitos en las reformas laborales que han sido. Esta asimetría entre la actividad político-partidaria y el permanente itinerario contractual de los sindicatos y sus contrapartes es una, digámoslo así, una lección de modos democráticos, que todavía no ha sido ni siquiera referida.


Así pues, mientras se daba la rudeza (más bien, la reyerta político-partidaria) en el Parlamento y en la calle, el sindicalismo confederal se vinculaba con el cuadro político-institucional y la ciudadanía de manera constructora. Por ejemplo, los innegables procesos de modernización de los aparatos productivos –aunque puedan ser todavía insuficientes— no hubieran sido posibles sin la acción colectiva contractual de eso que, pacatamente, se ha dado en llamar los `agentes sociales´. Lo chocante, pues, ha sido que contemporáneamente a la reyerta político-partidaria algunos procuraban la mejora de la situación económica y su estabilidad. Que los sindicatos no hayan hecho ostentación de ello puede ser debido, tal vez, a un exceso de ascetismo franciscano, pero eso es harina de otro costal. En todo caso, esa vinculación positiva de los llamados agentes sociales con el cuadro político y el paisaje de la sociedad se ha dado en la normalización del ejercicio de la autonomía y la independencia sindicales. Porque, en un escenario de subalternidad, ello no hubiera sido posible. Digamos, en pocas palabras, que los sindicatos no han sido de nadie, pero han estado en su lugar, mediante el ejercicio de la independencia razonada, esto es, el acto de ser independiente va acompañado de los argumentos de sus decisiones.


Recientemente han aparecido algunos pespuntes (todavía de manera un tanto gelatinosa) por parte de algunos conspicuos dirigentes sindicales que, para no dejarme muchas cosas en el tintero, diré --como casi todo el mundo sabe-- que pertenecen a Comisiones Obreras. El hilo argumental que parece recorrer esos pespuntes es el siguiente: comoquiera que somos independientes, el sindicato no es de derechas ni de izquierdas. De momento –y en clave de amistoso respeto— diré que eso es un ejemplo de lo que podríamos llamar un anacoluto, o sea, partiendo de una premisa se llega a una conclusión estrambótica que nada tiene que ver con el primer enunciado. Para darle a esta líneas un cierto aire festivo, me permito recordar un celebérrimo anacoluto de tiempos antiguos: “era de noche y, sin embargo, llovía” que provocaba la hilaridad de los viejos y la perplejidad de los niños chicos de la Vega de Granada. Porque la noche, como es natural, no comporta contradicción alguna con el hecho de llover o no.


Y, sin embargo, parece ser que sobre la base de la independencia sindical algunos dirigentes sindicales están edificando el constructo de que el sindicalismo “no es de derechas ni izquierdas”, y siguiendo el pespunte insinúan una nueva versión de la equidistancia. Lo que, en mi parecer, definiría el sindicalismo como un sujeto técnico y al ejercicio del conflicto social como un encontronazo igualmente técnico. Estaríamos, así pues, ante un sujeto neutro, situado en una nueva toponimia política, desubicada de las grandes corrientes de la transformación de las cosas. Dado que han sido varios los (altos) dirigentes sindicales de Comisiones que han enhebrado esos reiterados pespuntes me entró una cierta curiosidad y me decidí bucear en las fuentes. No busqué los textos sagrados de los padres fundadores sino la literatura más actualizada que pude encontrar, esto es, las plataformas de las negociaciones colectivas y las resoluciones congresuales. De ellas saqué las provisionales conclusiones que vienen de seguida.


Los grandes movimientos que expone dicha documentación --desde la española a la mundial, pasando por la europea-- es la siguiente, dicho sea con rasgos de brocha gorda: 1) una permanente atención a la defensa y promoción de los derechos económicos, sociales y civiles, concebidos como un conjunto inescindible; 2) la defensa y promoción de las protecciones y oportunidades del Estado de bienestar; 3) una razonada defensa de `lo público´; 4) la remoción de las barreras que interfieren o dificultan lo anterior. Que en todo ello puedan existir retrasos y zonas de obsolescencia, no empece que sea visible el carácter no equidistante de esos planteamientos. Un carácter no equidistante que se ha ido construyendo desde la personalidad independiente del sindicalismo confederal. Dígase sin tapujos: confrontado con los planteamientos de las derechas económica y política. De manera que las pregunta son: ¿tales planteamientos --españoles, europeos y los del nuevo sindicato mundial-- son una construcción equidistante de la fatigosa caminata por el progreso y la justicia social? ¿están al margen de una relación no explicitada (pero relación, al fin y al cabo) entre todos los sujetos socio-políticos, cada uno en su diversidad y correspondiente independencia, en la construcción gradual de mejorar y transformar las cosas? ¿ese modo de ser es de naturaleza técnica? ¿esas transformaciones se pueden hacer desde el carácter de sujeto neutro o neutral? Mi respuesta es amablemente negativa y radicalmente distinta a los pespuntes de algunos altos dirigentes de mi sindicato. Porque...


Porque, puestos nuevamente a aclarar las cosas, diré que dado que la documentación leída y las prácticas reales (a pesar de sus retrasos e insuficiencias) tiene un inobjetable sentido de confrontación con las derechas económicas y políticas, no veo en ello indiferencia hacia tales culturas de resistencia al progreso. No lo es, por ejemplo, en los planteamientos en torno al trabajo, la enseñanza, la vivienda y el conjunto de los presupuestos del Estado de bienestar. Es más, el sindicalismo confederal no se comporta (tampoco en esos escenarios) como una gestoría técnica. Y si lo hace, empero, en una conexión implícita con el espíritu de la izquierda difusa.


Mi respuesta, como conclusión provisional a los pespuntes, es que el sindicalismo confederal español está en la izquierda, no siendo un sujeto de la izquierda política partidaria. Más todavía, desde hace muchos años el sindicalismo es el principal actor de la izquierda difusa española y europea. A pesar de sus retrasos. Incluso a pesar de no saber publicitarlo y organizar nuevas agregaciones de hombres y mujeres en sus propias filas.


Hubo un momento en que la palabra `profesión´ tuvo una gran dignidad; hubo una época en que la voz `profesional´ era la adjetivación de la dignidad de la profesión. En ese sentido antiguo la utilizo para lo que viene a continuación: la profesionalidad no sólo no está reñida con la buena práctica de la actividad sindical sino que es imprescindible. De manera que, desde esa connotación, podría estar de acuerdo con aquellos altos dirigentes sindicales (están en una u otra central) que reclaman profesionalidad, profesionalismo o como quiera que le den en llamar a la cosa. Porque no es posible continuar con la caminata del proyecto cotidiano del sujeto reformador que es el sindicalismo, sin los conocimientos profesionales que son necesarios para establecer qué propuestas y para qué subjetividades, con qué prioridades, compatibilidades y vínculos con la idea de representar al conjunto asalariado en todas sus variaciones del trabajo (y del no trabajo) dependiente.


Tercero. La autonomía e independencia sindicales han sido el alma nutriente de los grandes cambios y transformaciones que ha promovido y protagonizado el sindicalismo confederal, la sustancia de la alteridad del sujeto social. Y, como consecuencia, la utilidad de la acción colectiva social. De ahí que me parezca lógico alargar el razonamiento: así las cosas, si se quiere avanzar más y mejor, es de cajón ampliar el diapasón de la autonomía y la independencia sindicales. En principio no oscureciendo su pregnancia buscando referentes en lugares realquilados; y, en segundo lugar, compartiendo toda la casa sindical unas mínimas reglas para el ejercicio de la independencia razonada. Ninguna de las dos cuestiones está reñida con “llevarse bien” o lo mejor posible con todas las fuerzas democráticas. Como tampoco entra en colisión con mejorar las relaciones con la izquierda política. Cierto, llevarse bien con la izquierda política no impide (antes al contrario, presupone) la existencia de confrontación cuando ha lugar. Sabiendo, por lo demás, que si bien el sindicalismo no tiene un partido-amigo, eso no conlleva tampoco el partido-enemigo.


En resumidas cuentas, la independencia sindical también necesita unas mínimas normas para su pacífico desarrollo. Aunque, naturalmente, hay algo no menos importante: saber que la independencia no es un atributo exclusivo de los órganos dirigentes. Es algo un código que afecta a toda la organización. De donde se puede sacar otra conclusión: la fijación de unas reglas que indiquen las relaciones de los grupos dirigentes con el conjunto afiliativo y los asalariados en general. Capaces de expresar qué concretas atribuciones tiene cada cual, hasta dónde es discrecional la capacidad dirigente y en qué materias. Es decir, dar el salto de la (abnorme) actitud representacional del sindicalismo a la capacidad de representación normada.

jueves, 20 de diciembre de 2007

JUSTICIA TUERTA


Javier de la Rosa, empresario ejemplar según Pujol, injustamente sentado en el banquillo


Hace unos días escuché en la radio un comentario de Josep Martí Gómez, conocido periodista que no se anda con tonterías a la hora de llamar a las cosas por su nombre.


Hecha esta breve introducción, quiero comentar el tema que aquél día ocupaba al amigo Martí Gómez. Se trata del juicio (o algo parecido) de Javier de la Rosa.

Después de dieciséis años se ha celebrado el juicio de ese magnate al que Jordi Pujol no dudó en calificar en su día como un empresario ejemplar.

Después de tanto tiempo, comentaba Martí Gómez, se celebra un juicio en el que todo, o casi todo, está amañado, (esto es lo que parece); pues la fiscalía y la defensa pactan un reconocimiento del delito y al mismo tiempo la pena.

Los ciudadanos que han seguido la noticia, deben estar algo cabreados al igual que estupefactos, ya que del dinero desaparecido nadie dice nada. ¿Dónde está la pasta? ¿Quién resarce a los accionistas que han perdido su inversión?

Al hilo de los comentarios del periodista Martí Gómez, este habló del padre de Javier de la Rosa, otro rufián que después de estafar en el Consorcio de la Zona Franca, se hizo pasar por muerto, y aquí no pasa nada.

Da la coincidencia de que uno de los abogados acusadores de de la Rosa, es Bruna de Quixano, hijo de un abogado del mismo nombre que en su día había depositado toda su confianza en el padre de Javier de la Rosa y vio cómo este le engañó y defraudó ante sus propias narices. Es lo que tienen las ironías del destino.

Me resulta incomprensible, la forma en que se da carpetazo a un asunto de tanta envergadura en el que hay tantas personas afectadas que no han encontrado una justa reparación en la justicia.


Lo peor no es que Javier de la Rosa sólo vaya a la cárcel tres años, lo más grave, a mi entender, es el precedente que se crea que no hace más que reforzar la idea de que quién tiene dinero sale siempre bien parado de sus fechorías, tengan la gravedad que tengan.

Todos hemos visto muchas veces cómo un delincuente ya rehabilitado, con familia e hijos, era requerido al cabo de años para cumplir una condena, también hemos asistido a situaciones no menos esperpénticas al ver la pena que un fiscal pedía para unos trabajadores que habían cometido el delito de formar parte de un piquete informativo. Muchas veces estos trabajadores han visto embargadas sus viviendas para hacer frente a las fuertes multas impuestas por la justicia.

La justicia no es ciega, es tuerta y con el ojo sano hace constantemente guiños a los poderosos, por delincuentes que estos sean.

Javier de la Rosa, empresario ejemplar, fue noticia hace tiempo cuando los sindicatos de la cárcel en la que estaba, denunciaron el trato especial que este recibía por parte de la consellería de Justicia y el director del centro penitenciario.

Cuando tenía que ir al juzgado para declarar, la consellería ponía un coche a su disposición para que no tuviera contacto con lo peor de la sociedad y cuando deseaba hablar por teléfono, el propio director le cedía su despacho para que hablara cómodamente.

¿Somos todos iguales ante la ley? Quién diga que sí es un cínico.
¿Quién es más peligroso para la sociedad? ¿El delincuente que roba un coche o realiza un atraco o el ladrón de guante blanco tipo Javier de la Rosa?

Ambos son peligrosos desde luego, lo que sucede es que el delincuente económico no produce estragos en la calle, sólo crea inseguridad económica y jurídica en los inversores que se ven defraudados y no pueden rescatar ni un céntimo del botín que se ha llevado el empresario ejemplar de turno.

jueves, 13 de diciembre de 2007

DESPUES DE LAS LLAMAS, DESPUES DEL DESASTRE II


A la Consellera Geli le va a crecer la nariz

A modo de crónica de urgencia quiero dar un breve repaso a lo acontecido ayer en el Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona.


De nuevo un incendio en uno de los grandes hospitales de la sanidad pública pone de manifiesto que estos centros en lo que a seguridad se refiere, dejan mucho que desear.

Este verano un incendio en otro gran hospital, dejó sin electricidad durante un considerable periodo de tiempo sus instalaciones con la consiguiente repercusión sobre los usuarios y los trabajadores del centro.

Cada incidente de este tipo no hace más que poner en entredicho la confianza de la sociedad hacia el sistema hospitalario y por extensión a quienes lo dirigen.

No podemos seguir así, no es de recibo esta situación. En menos de un año, dos incendios que por suerte y por la pronta respuesta de los bomberos y la abnegación del personal, no pasa a mayores.

Me resulta incomprensible que no exista un plan de evacuación, unas directrices claras de lo que tiene que hacer cada uno de los que allí trabajan en casos como los de hoy en Badalona.

El conseller de Interior Joan Saura nos ha tranquilizado a todos: “el incendio inicialmente era pequeño”. Menos mal que este responsable de interior tiene claro que todos los incendios son “pequeños” en el momento de su inicio. Esta explicación, nos permitirá dormir tranquilos.

La consellera Marina Geli tampoco ha sido parca en palabras. La periodista Mónica Terribas en su programa “La nit al día”, ha sometido a la consellera a una batería de preguntas de las cuales ha salido bastante airosa; otra cosa es la cantidad de mentiras con las que se ha despachado.

La Consellera Geli ha dicho: los protocolos de actuación establecidos para estos casos han funcionado. Decir esto es faltar a la verdad descaradamente.

Los sistemas de detección de humo del Hospital Germans Trias no han funcionado, en ningún momento sonó ninguna alarma, las noticias llegaban a cada rincón del hospital por el sistema boca-oreja y en muchos casos y sobretodo en los momentos de más tensión el personal tuvo que echar mano de sus propios móviles.

A nadie se le escapa que un incendio en un hospital es una situación compleja y de manejo complicado, sin embargo no es tolerable ni sano en una sociedad democrática ocultar a los ciudadanos lo que verdaderamente ha sucedido y el motivo que ha originado tal situación.

No es de recibo que la consellera pretenda que al día siguiente del incendio, el hospital arranque cómo si nada hubiera sucedido y más cuando el sistema informático y el teléfono no funcionan así como una buena parte de los ascensores que no están en condiciones de uso, el fluido eléctrico tampoco llega a todos los puntos del recinto hospitalario

Todas las dependencias afectadas por la humareda, han quedado afectadas y tendrán que pasar días para que todo quede limpio y en buenas condiciones para su uso.

La imagen de la sanidad en Catalunya ha quedado seriamente en entredicho, comprometida por las evidencias de que sus instalaciones no han experimentado mejoras acordes con los tiempos.

Se está tardando demasiado en adecuar los edificios a las normas de seguridad más recientes.

La consellera Geli se ha comprometido a que para primeros de año se hayan realizado las intervenciones suspendidas y las visitas que han tenido que aplazarse.

Una vez más se pondrá a prueba el aguante del personal sanitario, que con una plantilla ya insuficiente, tendrá que apretar más el paso, con medios escasos y precarios. Siempre recae sobre las mismas espaldas esta pesada carga, fruto del temor al coste político y a la prepotencia de los políticos.

No se puede pedir más esfuerzo a quién se esfuerza cada día y debe ejercer su profesión en condiciones precarias desde hace muchos años.

No se pretende que partiendo de una etapa de 23 años de un gobierno de CiU que no creía en lo público y que cada año invertía menos en sanidad, se ponga todo al día. Es cierto que se están haciendo inversiones importantes, no voy a ser yo quién lo ponga en duda. El problema, intuyo que es el estilo que tienen de gestionar, tan opaco y poco participativo, que provoca la inhibición de quienes sienten o deberían sentir como propia la institución en la que trabajan.

jueves, 6 de diciembre de 2007

DESPUES DE LAS LLAMAS, DESPUES DEL DESASTRE....

Marina Geli
Consellera de Salut
Bla, bla, bla, bla.........


Una vez más la sanidad pública catalana vuelve a ser noticia. La presa anuncia la infección de unos niños con el virus de la hepatitis C en el servicio de hemodiálisis del Hospital de la Vall d´Hebrón.
Una vez más este centro vuelve a ser noticia por un hecho desafortunado. Este verano fue un incendio en la central generadora de electricidad, ahora una infección con graves repercusiones futuras en la salud del paciente, que en este caso, son niños.
Infecciones de este tipo se producen en todos los hospitales, en pacientes y en personal sanitario que trata con ellos.
Esto no debería ser un consuelo, pues los riesgos hay que minimizarlos a la mínima expresión posible. Para ello son necesarias medidas y medios que no se observan ni aplican en su totalidad.
En un servicio de hemodiálisis los pacientes infectados con este virus, deben recibir tratamiento en un área en la que sólo estén ellos, para acotar al máximo las posibilidades de contagio. Así mismo, el personal que atiende a estos pacientes (enfermeras), deben distribuirse de forma que las que atienden a estos pacientes, no entren en contacto con los no infectados.
Desgraciadamente, en nuestros hospitales las cargas de trabajo por enfermera se han visto incrementadas de forma abusiva en los últimos tiempos y hacen imposible o muy difícil la estricta observancia de todas las normas y medidas por elementales que sean. Ahí tenemos el resultado.
No es cuestión de generar alarmismo, de eso ya se encargan las autoridades sanitarias cuando se produce una incidencia como la que hoy es noticia.
Su falta de capacidad para dirigir adecuadamente genera desastres y consecuencias que en primera instancia recaen en los usuarios y en el personal sanitario, que es quién trata a diario con la enfermedad y el dolor y que en no pocas ocasiones, recibe por la vía administrativa o judicial, los palos que deberían encajar los responsables políticos y los gestores por ellos nombrados.
El economicismo rampante es quién preside cualquier acto o decisión de quienes están al frente de los hospitales públicos y frente a otros capítulos económicos del presupuesto el que sale peor parado es el de personal.
Decía antes, que las cargas de trabajo se han visto sensiblemente incrementadas en los últimos tiempos, ante esta realidad que también han constatado en muchas ocasiones los sindicatos, hay que contraponer el aumento piramidal de cargos administrativos e intermedios. Esto representa un escarnio para quienes reclaman una ratio más justa de sanitarios por número de enfermos.
En el ICS es una práctica habitual sacar por arriba a las personas que muestran diariamente su incompetencia, hasta el punto que se hace obligado su relevo. Es entonces cuando este elemento es promovido para ocupar un cargo de mayor responsabilidad y mayor retribución.
Cualquier persona medianamente cabal estaría de acuerdo en que una persona no debe perpetuarse en un cargo por muy bien que se desenvuelva en el mismo –en el caso de que así sea-,¿cómo es posible que haya cargos de confianza que llevan más de veinte años ocupando direcciones de enfermería?
¿Alguien en esta empresa se ha preguntado por las causas de los altos niveles de absentismo? ¿Todavía hay quienes defienden que la nueva ley que va a guiar los pasos del ICS supondrá un cambio real y positivo?
Un mal guión puede convertirse en una obra maestra con buenos actores, en este caso, aunque el guión fuera bueno, los actores son pésimos.
Al producirse un cambio de color político en la Generalitat, muchos pensamos que había llegado el momento de los cambios. Creímos que las cosas iban a cambiar paulatinamente, pues se partía de un largo periodo de descapitalización y desinterés por parte de la derecha nacionalista, que tenía los ojos puestos en la externalización de servicios y la gestión privada de los existentes.
Hemos visto que en la práctica, el modelo de gestión es el mismo y no se vislumbra un futuro mucho mejor.
Las políticas son las mismas y el toque de soberbia que adorna a todo gestor, en este caso es aún más visible.
Los que creemos en lo público y nos reclamamos de izquierdas, estamos decepcionados y lo peor de esta situación, es que no podemos esperar que otro cambio de color político haga pensar que las cosas puedan ir a mejor.
Si gobiernan los “nuestros” - que en teoría deberían ser más sensibles con los temas que afectan a los ciudadanos, potenciando los instrumentos y políticas que consoliden el estado del bienestar, con un modelo sostenible- y lo hacen como la derecha, ¿a quién nos quejamos?
.

domingo, 2 de diciembre de 2007

PEL DRET A DECIDIR ¿QUÉ?





Ayer tuvo lugar en Barcelona una gigantesca manifestación convocada por la plataforma “PEL DRET A DECIDIR”.







La plataforma convocante está formada por personas no adscritas a partidos políticos y está apoyada por fuerzas políticas del más variado espectro.





El motivo de la convocatoria radica en el caos ferroviario y de infraestructuras que venimos padeciendo en Catalunya desde hace muchos años y lo que ha sucedido recientemente con los trenes de cercanías junto a la actuación de la ministra Magdalena Álvarez.





No veo que sea reprobable manifestarse por estas cuestiones que afectan al ciudadano de a pié, el que debe madrugar para ir al trabajo y día tras día ve como se le hurta el acceso a un medio de transporte vital para el normal funcionamiento de la movilidad de todos los ciudadanos.





Veo sin embargo, una disociación entre el lema de la manifestación y lo que realmente se debía ventilar allí y quedar meridianamente claro: el tema de las infraestructuras.





“Pel dret a decidir” es un eslogan ambiguo, que descontextualiza lo real de lo que desearían algunos. Para mí, es un eslogan soberanista. ¿Todos los que allí estaban, eran soberanistas? La presencia en la manifestación de todas las cúpulas de los partidos nacionalistas como CiU y ERC, con sus mejores galas y la presencia de los expresidentes Pujol y Maragall, dan fe de lo que allí se iba. No faltaron a la cita los de ICV, que en principio no han dicho nunca que sean nacionalistas.





Me resulta poco menos que chirriante ver manifestarse a partidos que están formando parte del gobierno y con responsabilidades importantes. Recordemos el importante peso de ERC en el Govern y la no menos relevante posición de ICV.
Los socialistas desde un principio, se desmarcaron de tan sonado evento, asimismo, tampoco se adhirieron a la exigencia de dimisión de la súper ministra Álvarez. Una posición coherente aunque muchos de ellos sueñen a diario con Magdalena Álvarez, que es un dechado de pulcritud y buen hacer en todas sus intervenciones.





Quiero destacar el papel de CiU en todo este proceso de movilización, pues en ocasiones algunos políticos de esta formación toman por tontos a los ciudadanos al hacer determinadas afirmaciones.





CiU tiene una elevada cuota de responsabilidad en lo que ahora está sucediendo, en estos déficit de infraestructuras que padecemos.





Durante muchos años se han reunido con los gobiernos del PP para intercambiar cromos: yo te doy tú me das. Han negociado apoyos al PP a cambio de muy poquitas cosas. El PP apoyó a CiU en el Parlament de Catalunya a cambio de que CiU no propusiera demasiadas reformas ni pidiera inversiones del Estado, mientras CiU en Madrid, apoyaba sin reservas al PP incluso cayendo en la contradicción de votar en contra de lo que había apoyado y defendido en el Parlament de Catalunya.





Esta manifestación no tendrá ninguna repercusión en la política catalana, pues la composición de las gentes allí reunidas expresaba solamente el cabreo, el malestar por lo mal que funcionan las cosas.





La heterogeneidad de la protesta no da para más, aunque alguno intentará capitalizar el acto. La mezcla de aeropuerto, AVE, cercanías, Sagrada Familia y balanzas fiscales son mucha carne para un solo bocado.

martes, 27 de noviembre de 2007

ESPAÑA CAÑÍ



A pocos meses de las elecciones generales, asistimos a la tradicional guerra de cifras de porcentajes de apoyo a uno u otro líder.

Según todas las encuestas más o menos maquilladas o influidas por quién las encarga, todo parece indicar que el líder del PSOE Rodríguez Zapatero, va en cabeza de la clasificación. Lo expreso así debido a que la carrera electoral cada vez se parece más a una liga de fútbol.

La mal llamada precampaña está poniendo sobre aviso a todos los ciudadanos sobre como va a ir la campaña de verdad, la que tiene un principio fijado por ley y un final también determinado por esa misma ley.

Mariano Rajoy, hace aguas. Esto parece medianamente claro. Los cuatro años de política de oposición que a llevado el PP, se han basado en poner todo el acento en el 11-M y las famosas tramas oscuras y en los asuntos del terrorismo, con la tan traída y llevada rendición de ZP a los terroristas de ETA y el “España se rompe”, filón que ha encontrado la derecha más rancia y reaccionaria con la discusión del nuevo Estatut de Catalunya. Luego hemos visto que las grietas de algunas calles y los socavones de las obras del AVE no eran una señal inequívoca de que se cumplían los malos augurios de la derecha. Todo ha continuado más o menos igual. Por último ha sido la Ley de la Memoria Histórica con la que han puesto la guinda al pastel.

Han sido cuatro años de estrategia de tensión, de mentira tras mentira, cuatro años en los que el gobierno y el partido que le apoya, han tenido que hacer de oposición al mismo tiempo que gobernaban; a esta esquizofrenia nos ha llevado el PP.

Han estado ausentes en los verdaderos asuntos de Estado. Han imposibilitado la renovación del Tribunal Constitucional, han preferido la bronca y el pataleo a asumir sus responsabilidades, adoptando la estrategia de cuanto peor mejor.
De nuevo la derecha con su candidato al frente, anuncian rebajas fiscales para todos. Otra vez más de lo mismo: Le quitamos con la mano derecha lo que le damos con la izquierda.

Los impuestos son necesarios mal nos pese. Ninguna política social se sostiene sin impuestos. Otra cosa bien diferente es que las tarifas se adecuen a las ganancias reales de cada individuo y que como no, paguen más los que más tienen.

La derecha siempre anuncia recortes de impuestos cuando quiere recuperar o hacerse con el poder, lo que no dice es que lo que deja de ingresar, va en detrimento de las prestaciones sociales: menos inversión en enseñanza, menos becas, menos infraestructuras, menos sanidad y menos mejoras de las exiguas pensiones.

Por último, debo manifestar mis temores en cuanto a participación se refiere. El hastío de la ciudadanía es palpable, estamos cansados de este vodevil barato en que se ha convertido la política. Los ciudadanos tienen la fundada sospecha de que cuentan más bien poco, que los problemas reales que les afectan, se la trae al pairo a los políticos y que solo quieren poder para medrar.

Los patinazos de la Ministra Álvarez en Catalunya y la prepotencia con la que se ha despachado no tienen parangón. La ausencia de tacto y saber hacer amén de lo mal que ha desarrollado el proyecto afectando a los trenes de cercanías, ha provocado una verdadera desafección de los ciudadanos con la política de proximidad.

No olvidemos a pesar de todo y de todos (me refiero a la clase política) quién es cada uno.

No hace falta recordar lo que supusieron para España dos mandatos del PP: Plan Hidrológico, Guerra de Irak, retroceso en políticas sociales y discriminación en cuanto a inversiones en Catalunya con la anuencia de los socios nacionalistas catalanes de CiU.

Hay que poner en la balanza ambas opciones y luego decidir, en el bien entendido que la abstención no soluciona los problemas, al contrario, pues queriendo castigar a los políticos, nos damos una patada en nuestro propio trasero

domingo, 25 de noviembre de 2007

CIRCUNCISIÓN


Hemos visto en los periódicos la noticia de un niño de corta edad que ha muerto desangrado al practicársele la circuncisión por una persona y unos métodos muy poco adecuados con los tiempos que corren.


En los inicios del siglo XXI, cuando la medicina ha avanzado hasta unos límites que eran insospechados que hacen prever un aumento de la esperanza de vida, se nos muere un niño por una práctica inadecuada y salvaje.

Esto es el tercer mundo dentro del primero, un pequeño islote de atraso, atavismo, ignorancia e irresponsabilidad.

No estoy en contra de la circuncisión, al contrario, creo que es una práctica muy recomendable si la lleva a cabo un profesional con todos los medios y conocimientos necesarios.

Sin duda que la práctica de la circuncisión hace años, era una medida saludable y recomendable mucho más que ahora en que la higiene es un hábito mucho más extendido.

A parte de la tradición cultural y religiosa que hace de esta medida un precepto, tanto el la religión judía como musulmana, esta práctica se remonta a mucho antes del judaísmo.

Las religiones, adoptan preceptos a los que da carácter sagrado cuando su implantación es una necesidad coyuntural en el momento en que se adopta o fruto de interpretaciones interesadas.

La prohibición de comer cerdo, seguramente se debió a factores de economía o de escasez y había que dar una serie de razones de peso para cambiar la costumbre y el hábito alimenticio. Nada más socorrido que echar mano de la religión para imponer un cambio en las costumbres.

El origen de la circuncisión, debe andar por ahí. Esta práctica reglada en las dos religiones que la practican como seña de identidad propia, obedece a cuestiones higiénico-sanitarias. Algo bien diferente a la ablación del clítoris practicada por los musulmanes de algunos países. Esta costumbre es por si misma, además de bárbara una forma más de dominación del hombre sobre la mujer en aquella religión.

Con la circuncisión, se evitan infecciones tanto para el hombre como para la mujer, así como una menor incidencia del cáncer de cuello de útero y de pene.
Esmegma, es el nombre que recibe la materia que se acumula alrededor del glande del hombre cuando este no está circuncidado. Ni que decir tiene que con la higiene diaria este acumulo de esmegma no se produce y los riesgos se minimizan.

En las mujeres judías se ha podido objetivar mediante estudios, un índice mucho más bajo de incidencia de infecciones por papiloma que más tarde se convierten en cáncer de cuello de útero.

Durante el coito es frecuente el rasgado del prepucio en varones con una estrechez importante que además de acumular esmegma impide la retracción de la piel que rodea el glande. Por este motivo es también recomendable la circuncisión.

La organización Mundial de la Salud, sostiene que los varones circuncidados, tiene un menor riesgo de contraer y transmitir el virus del HIV. Se especula que el riesgo disminuye alrededor de un 50%.

Se ha polemizado sobre la pérdida de sensibilidad en el hombre circuncidado, esta creencia carece de fundamento y credibilidad y es otro de los muchos atavismos que corren por ahí y que alimentan la ignorancia.

domingo, 18 de noviembre de 2007

IN MEMORIAM

Tauste 1914--Barcelona 2007
Gregorio López Raimundo, entre Alberti y Pasionaria, en el Parlamento
T´he conegut sempre igual, com ara, els cavells blancs, la bondat a la cara....
(Raimon)

NO PASARÁN O NO DEBIERAN PASAR


Este ha sido un sábado agitado en las calles de Barcelona. Se han producido serios enfrentamientos entre la policía y manifestantes que querían protestar por la muerte el sábado pasado en Madrid de un joven, a manos de un grupo organizado de neonazis.

No me parece mal que se salga a la calle para mostrar el rechazo a una muerte inútil, gratuita, execrable. Lo peor –si la muerte de una persona no fuera ya especialmente grave- son los motivos que empujan a estas bandas a lanzarse contra todo y todos los que no son como ellos, por su color de piel, sus orígenes, su religión u orientación sexual.

La impune exhibición de símbolos nazis y banderas preconstitucionales, no deberían ser permitidas por ley.
No se puede apelar a la libertad de expresión como cajón de sastre para cubrir intenciones que nada tienen que ver con la libertad.

Se convocan marchas y manifestaciones contra inmigrantes, esto es, contra personas. Este sólo motivo, la movilización contra personas, no tiene encaje alguno en la Constitución. Otra cosa sería manifestarse contra la Ley de Extranjería o una decisión gubernamental que hipotéticamente pueda lesionar intereses o herir sensibilidades de gentes con la piel excesivamente fina.

Las bandas de extrema derecha y de matriz nazi-fascista, están campando a sus anchas desde hace demasiado tiempo. Este fenómeno es está escapando de las manos de los responsables políticos que deberían prestar más atención a lo que sucede en nuestras calles.

Es preciso investigar a estos grupos, saber quién los adoctrina, quién mueve los hilos de estas tramas.
Hay que actuar antes de que sea demasiado tarde y este fenómeno coja dimensiones más difíciles de controlar y erradicar.

Las nuevas tecnologías – en concreto Internet- son un arma para estas camadas. En España existen más de 100 páginas Web que hacen apología de la violencia, que adoctrinan a los seguidores y reclutan a nuevos adeptos. No es posible que el Estado no se provea de mecanismos legales para combatir este tipo de violencia, homologable a la violencia terrorista de cualquier otro signo.

El desamparo en que han quedado algunos inmigrantes que han padecido la violencia fascista, no es propia de un Estado democrático y avanzado como pretendemos ser.

Recientemente he visto en la televisión a un joven de raza negra tetraplégico por una paliza que recibió, quién empujaba la silla de ruedas era Esteban Ibarra de la Fundación contra la intolerancia.

Es bien curioso que tengan que ser las ONG quienes socorran a estas víctimas. Mientras los políticos, están de precampaña. Estos problemas no están en sus agendas.

No quiero terminar sin repasar a los que se manifiestan en contra de los violentos. Creo que las organizaciones que promueven movilizaciones contra la violencia fascista, harían bien en apartar de su seno a determinados grupos, que aprovechándose del anonimato que les proporciona la multitud, aprovechan para provocar altercados como los de Barcelona.

Los conocidos como antisistema, que se aprovechan de las libertades que este les proporciona, deben ser apartados de cualquier plataforma cívica que legítimamente quiere expresar su rechazo a la xenofobia, el racismo y la intolerancia.

La presencia consentida de grupos violentos en el seno de estos movimientos, deslegitima sus propósitos y fácilmente la ciudadanía puede confundir una parte por el todo, inhibiéndose de participar.

martes, 13 de noviembre de 2007



Doña Mª Magdalena nunca pierde su buen humor. No entiendo el motivo de tantas risas

Aún a riesgo de ser pesado, me veo en la obligación de escribir cuatro líneas para hablar de la excelsa Ministra Magdalena Álvarez. Conste que yo no quería, que lo que me pide el cuerpo, es olvidarme de esa señora, de ese paladín del buen hacer. Supongo que muchos de los afectados por el caos de Cercanías deben pensar igual que yo, y quizás alguno, cosas peores.
El hecho de retomar una vez más el tema de las obras del AVE, el problema de Cercanías y en definitiva la forma en que desde el Ministerio que dirige Doña Mª Magdalena, hace sus deberes, se debe a una noticia que he oído hoy mismo en la radio.
Parece ser que un nutrido grupo de parlamentarios del PSOE en el Parlamento de Andalucía, han salido en defensa de esa señora.
Se quejan sus señorías de lo mal que hemos tratado en Catalunya a Mª Magdalena, esa mujer que dijo que se metían con ella por ser andaluza y mujer.
Dicen los parlamentarios andaluces que incluso sus compañeros de partido en Catalunya se han metido con ella. Asimismo aducen que la trayectoria de la ministra es impecable, que ha destacado en sus actuaciones por su eficiencia.
Me pregunto si sus señorías nos quieren tomar el pelo o si viven en otro país. Claro está que con la distancia las cosas se ven de otra forma y se tiende a minimizar las desgracias que le ocurren a otros.
Mª Magdalena Álvarez se ha caracterizado por su prepotencia, su falta de tacto y su incompetencia. Ha ninguneado en repetidas ocasiones a las autoridades catalanas, representantes ordinarias del Estado en Catalunya.
En todo momento ha intentado despacharse de los problemas con huidas hacia delante, hiriendo más si cabe a los ciudadanos, provocando sus iras, alimentando ese desapego al que hizo referencia el President Montilla en su conferencia de Madrid.
En ningún momento la ministra ha tomado las medidas suficientes y necesarias para evitar la situación en la que ahora nos encontramos, entrando además en un terreno más que peligroso al insinuar que las causas de los problemas se debían a una de las compañías que ejecutan la obra (OHL). La insinuación no era ni más ni menos que la empresa ejercía boicot por unos problemas de esta con la administración, arrastrados desde la etapa de Álvarez Cascos.

José Luis Rodríguez Zapatero, no cesó a la ministra en la remodelación que llevó a cabo. Lo debe lamentar. Supongo que cesarla era tanto como admitir que los que pedían su cese, tenían razón, y no quiso admitir ese fracaso.
No quería tampoco irritar a sus compañeros andaluces, que constituyen, junto a Catalunya, la principal fuente de votos para su partido. Sin embargo parece que los votos de Catalunya valgan menos, que son despreciados o que se está muy seguro de obtenerlos.
Los actos de desagravio son más propios de las repúblicas bananeras del tipo venezolano. Estos parlamentarios andaluces se equivocan. Harían bien en pasar página, en no mover más la mierda.
Cuánto antes se callen mejor, más pronto se olvidará el fiasco que representa el paso de Mª Magdalena por el ministerio. Así podrá rehacer su cartel y sustituir al inefable Chávez cuando este se retire.

lunes, 12 de noviembre de 2007

¡JODER CON EL BORBÓN!


Don Hugo recibiendo la alternativa de su maestro

En la última cumbre Ibero Americana celebrada en Chile, se ha vivido un incidente bastante lamentable, protagonizado por el presidente de Venezuela Hugo Chávez y el Rey del España, acompañado por el Presidente del Gobierno Rodríguez Zapatero.

A pesar de las razones que podía tener el lenguaraz Chávez para estar molesto, aquél no era el escenario más idóneo para plantear sus agravios.
Los excesos verbales a que nos tiene acostumbrados el Presidente venezolano, esta vez han sido más que excesos, habida cuenta de que en la actualidad, a no ser que lo desconozcamos, no existe ningún contencioso con aquél país.

La machacona verborrea de Chávez ha motivado el enfado del Rey y su abandono de la sala, además, el nicaragüense Ortega, se ha sumado a las extemporáneas críticas del comandante Chávez.

Ambos personajes han querido dar una patada a Aznar en el trasero de los representantes españoles, esto es, el Rey y el presidente del Gobierno.

Podemos quedarnos con el fácil análisis: Chávez y Ortega son unos maleducados, unos irresponsables y sus hábitos democráticos dejan mucho que desear. Esto sería lo más fácil. Creo que detrás de este incidente se esconden otros intereses y algún que otro malestar.

Esta cumbre que ha pasado por etapas de escasa densidad en cuanto a temas que realmente afectan a las personas. Este año la agenda tenía un punto importante en que se quería trabajar y avanzar: la cohesión social. Se trataba de plantear este tema sobre la base de realidades sociales convulsas, diversas con problemas crónicos.

Este debate que debe trazar las líneas para avanzar en la dirección de conseguir este objetivo, pone en evidencia los dos modelos en pugna: el populista y el de corte socialdemócrata.

El populismo caudillista de Chávez se ha visto en minoría en este foro; él junto a Daniel Ortega han encontrado en las hazañas de Aznar la excusa perfecta para distraer la atención en beneficio propio.

Hay otro aspecto que hace que Chávez está especialmente cantarín y deslenguado, me refiero al referéndum anunciado en su país que en el caso de que lo gane, le permitirá quedarse un ratito más en el poder.

A Chávez le ha interesado remover el fantasma del enemigo exterior, agitando la bandera de la independencia y la soberanía. Esto ya está muy visto.
No es menos cierto que el estilo y las formas de Aznar, han hecho más creíble la frase: “Aquellos lodos trajeron estos barros”.

Aznar dejó sembradas unas cuantas minas en su recorrido por el poder. Cada vez que abría la boca era para agradar a Bush aunque fuera a costa de ganarse un enemigo para España. Recordemos que cuando hubo el último intento para desbancar a Chávez, al embajador español en aquellas tierras le faltó tiempo para reconocer como legítimo, al gobierno-camarilla-provisional que decía que se había hecho con el poder. El fiasco fue tremendo.

En este viaje no acompañaré a Gaspar Llamazares, (a Esquerra mucho menos) en sus críticas al monarca. Aún gustándome la bandera tricolor, más que otra, debo decir que el Rey actuó correctamente y le aplaudo el gesto.

Para muchos no estuvo en su lugar y, lo que le dijo a Chávez supuso ponerse a su nivel populista. Yo no lo creo.

De cuando en cuando es necesario pegarles un berrido a los salva patrias como Chávez y más, cuando la presidenta Bachelet no ejerce su papel de moderadora tal como se espera de la máxima responsable política del país anfitrión.

José Luis Rodríguez Zapatero aportó la moderación que le caracteriza y compensó el tronido imperativo de la frase del Rey: ¿Por qué no te callas?

domingo, 11 de noviembre de 2007

PUNTOS DE VISTA





Llevamos unos cuantos días viendo en los medios informativos con diferentes enfoques, la problemática que se ha creado al entorno de las obras del AVE y todas la vicisitudes por las que pasa este proyecto de considerables dimensiones, que pasa por ser uno de los más ambiciosos proyectos realizados en Catalunya.
Vayamos por partes. Esta obra llega con mucho retraso, las causas son muchas y de diversa índole y no todas atribuibles al Gobierno Central.


La falta de acuerdo entre las diferentes administraciones catalanas y el Ministerio del ramo, en cuanto al trazado y número de estaciones que el AVE debería tener, han sido en episodio lamentable. Un exponente de cómo las agendas y el afán de protagonismo marcan las obras de gobierno.

Otra cosa ha sido la forma en que se ha desarrollado el proyecto, la incapacidad o la falta de previsión y también las agendas políticas de todos, han convertido en un auténtico desastre la ejecución de las obras.

La repercusión de las obras del AVE en el servicio de cercanías y en los Ferrocarrils de la Generalitat, ha provocado un enorme impacto negativo sobre todo en cercanías, un servicio que por otra parte, hace ya tiempo que deja mucho que desear.


No hace falta recordar lo que viene sucediendo desde hace tiempo: los retrasos, los trenes parados en cualquier parte del recorrido, los socavones, las explicaciones de la Sra. Ministra (de cuyo nombre no quiero acordarme), las insoportables molestias y perjuicios causados a los usuarios y vecinos y sobre todo la imagen tan pobre que se está dando de la clase política.

Algunos con excesivo pragmatismo harán una valoración de lo que sucede en términos de número de afectados, duración del conflicto, coste político –electoral y relación coste-beneficio.

También se dirá o se dice, que cuando todo esté solucionado nadie se va a acordar de lo sucedido. Yo espero que no sea así. El malestar, el cabreo, la rabia por la forma en que son tratados los ciudadanos que necesitan de un servicio público de transporte para ir a su trabajo, no se olvida fácilmente y si alguien prefiere pasar página con excesiva celeridad, hay que darle un coscorrón en el mismo lugar donde la administración le ha estado sacudiendo durante tanto tiempo.

Hay que resaltar la actitud cívica y resignada que han mostrado los afectados por este desastre. La ausencia de de incidentes relevantes, dice mucho del alto valor cívico de nuestras gentes.

Ante los análisis cómo el que he señalado más arriba, quiero manifestar mi desacuerdo. Dar por bueno este enfoque, para mí, además de una falta de respeto, es hacerse cómplice de quienes han tomado el pelo y han ninguneado de forma vergonzosa, a los que madrugan para ir a trabajar, a los que tienen su primer empleo (seguramente precario), en definitiva a las capas menos favorecidas de la sociedad.

Tal vez algunos tachen de demagógicas mis opiniones. No está en mi ánimo recurrir a esta estrategia. Las cosas son cómo son y no se les puede cambiar el nombre. Esto sería mentir o maquillar la realidad.
Entre el punto de vista del pragmatismo tecnocrático y los usuarios de cercanías me quedo con estos últimos, que son los perdedores.


Para ir acabando, un poco más sobre el AVE y su trazado definitivo. Escribí hace tiempo sobre la murga que están dando con la Sagrada Familia y los verdaderos intereses que esconden los meapilas del patronado y los funcionarios ensotanados del obispado de Barcelona.
¡Cuánta desmemoria!, ¡Qué poca vergüenza!

Los aliados de última hora que se han incorporado al frente eclesiástico-casposo, (CiU y PP) son los que firmaron el acuerdo con el Gobierno Central el actual trazado por el que debe discurrir el AVE.

El Partido Popular estaba en el gobierno y CiU era el inquilino del Palau de la Generalitat. Ahora con el propósito de desgastar al Gobierno del PSOE y al Govern d´Entesa, se olvidan de que se hicieron la foto juntos.

Esto no debería sorprendernos, aunque es una actitud que me repugna y desconcierta a no pocos ciudadanos, que espero saquen sus propias conclusiones y obren en consecuencia.



martes, 6 de noviembre de 2007

EL CHAD, SARKOSY Y LA MADRE QUE LOS PARIÓ

Niños Chadianos esperando a Wuana


Sarkosy haciendo de las suyas con Gadafi

La detención en el Chad de la tripulación de un avión de la compañía Gir-Jet,
que había sido contratado por la más que polémica y cuestionada ONG l´Arche de Noé, ha puesto de nuevo a la caspa en pié de guerra, encontrando nuevos argumentos para atacar al Gobierno de España.
Vayamos por partes. España no mantiene relaciones diplomáticas con el Chad. La legación diplomática española más cercana a dónde se encontraban las azafatas y el resto de la tripulación, se encuentra en Camerún.
No es cierto que los diplomáticos españoles se inhibieran del problema de sus connacionales dejando en manos francesas la asistencia y soporte que necesitaban estos empleados de Gir-Jet.




Aunque tire de espaldas ver a Sarkosy vestido de Superman liberando azafatas y poniendo firmes al presidente chadiano, hay que precisar que Chad comparte con Francia cosas que ni de lejos la aproximan lo más mínimo a España.



El Chad, es una excolonia francesa, Francia mantiene en aquél país 3000 soldados que contribuyen a que no se maten totalmente entre ellos. El idioma que hablan los chadianos es el francés.
Habida cuenta de que Francia es un país amigo de España, cabe preguntarse: ¿quién mejor que Francia para mediar, ayudar y contribuir a la solución de este problema?



No es de recibo criticar al gobierno diciendo que el Ministro Moratinos ha estado ausente en esta crisis, que el Gobierno de España se ha lavado las manos y ha abandonado a la tripulación española a su suerte.
Moratinos quizás no ha estado muy atinado en otras ocasiones, sin embargo, creo yo que es un diplomático con gran experiencia y que sabe lo que lleva entre manos y en este caso, con la turbia reputación de quienes habían contratado los servicios de Gir-Jet, no podía meter la pata obviando que podía tratarse de un asunto que tenía pinta de volverse en su contra.



No hay que olvidar, que el objeto del viaje a El Chad, era traer niños huérfanos para ser acogidos por familias europeas. Luego ha resultado que los niños no eran tan huérfanos y tampoco estaban tan heridos ni tan enfermos cómo pretendían los “salvaniños” de L´Arche de Noé.




Intuyo que paralelamente a las pesquisas para averiguar que se cocía verdaderamente en esta operación, el Gobierno trató con Sarkosy para que este mediara en la resolución del problema.



La actuación de Sarkosy me plantea un dilema. No sé si aplaudir o vomitar. Los golpes de efecto de este hombre empeñado en restablecer la grandeur francesa, me producen sarpullidos varios. La “mis en scene” es del todo esperpéntica, megalómana.



Me pregunto: ¿qué le ha dado Sarkosy al máximo responsable político chadiano? ¿armas? ¿dinero? ¿entradas para Disneywold París?
El Chad es conocido como el país africano más corrupto. Con esta situación social y política, cabe pensar cualquier cosa. Todo es posible.
Conste que me alegro mucho de que las azafatas volvieran sanas y salvas con el avión presidencial francés y espero que en breve el resto de la tripulación regrese sin más problemas (esto debe de estar pactado), sin embargo quiero insistir en que los golpes efectistas de Sarkosy y otros parecidos a él no me gustan. Aunque los fines que se persiguen sean muy nobles, los medios no lo son.



Somos incapaces de hacer que tome cuerpo la necesidad de tener un Tribunal Penal Internacional, nos acordamos de él cuando procesan a los criminales de guerra de la antigua Yugoslavia, sin embargo, para resolver temas como el que nos ocupa, y que pueden estar relacionados con el tráfico de niños, preferimos que cualquier político con mando en plaza en este mundo globalizado para lo bueno y para lo malo, haga valer su “don de gentes” y nos solucione el problema.



Estos niños a los que se caracteriza de enfermos o herídos, son otro asunto que no nos compete y pasan a un segundo plano. El primero lo ocupa Sarkosy, claro.

domingo, 28 de octubre de 2007

LA JUSTICIA ES CIEGA PERO NO IDIOTA





Todos estamos indignados con las imágenes en que veíamos a un joven pegar y maltratar a una joven mujer ecuatoriana.

La repercusión mediática de este suceso, ha puesto en evidencia dos cosas. En primer lugar, nos apercibimos que estas cosas suceden y que el impacto que producen en la sociedad, es directamente proporcional a la publicidad y el énfasis mediático que se les dispensa.

Las imágenes son espeluznantes y remueven la conciencia de cualquier ser humano medianamente civilizado. Por lo menos eso creo yo.

En segundo lugar, se ha puesto de manifiesto una vez más, los graves déficit estructurales que viene padeciendo la justicia.

No sé si en este caso hay que hablar de desidia por parte del fiscal, que no compareció para posicionarse e interesar las medidas que en derecho creyera oportunas.

Se dice que el fiscal estaba formando parte de un dispositivo importante relacionado con el narcotráfico. ¿Debemos creerlo?

De todas formas, es bien patente, que la dotación de jueces y fiscales es insuficiente para poder actuar conforme a las necesidades y exigencias de los tiempos en que vivimos y con las necesidades del Estado de Derecho.

Hoy lo ha dicho bien claro Carlos Jiménez Villarejo en la SER. Respondiendo a las acertadas preguntas de Carles Francino, Aquél sabio exfiscal anticorrupción de dilatada carrera profesional y de compromiso con la libertad, ha hecho mención al artículo 173 del código penal que hace referencia a las vejaciones, maltrato de palabra y demás acciones que atentan contra la dignidad de la persona.

Don Carlos, ha despejado todas las incógnitas referentes a este caso y a los problemas que aquejan a la administración de justicia.

La agresión de este energúmeno a la joven ecuatoriana, pone también de manifiesto las múltiples patologías que anidan en esta sociedad.

La ausencia de los más elementales valores de respeto hacia los semejantes, de la condición, género, origen o raza que sea explican este tipo de actuaciones violentas.

Estamos en este caso, ante un individuo embrutecido, desaferentizado, con baja tolerancia a la frustración, incapaz de empatizar con sus congéneres.

Estamos frente a un fracaso del sistema educativo, de la familia y de la sociedad en su conjunto.

Quiero volver a resaltar la importancia de la mediatización de este caso y a las medidas que ha adoptado el juez, que han merecido el recurso de la fiscalía.

Su señoría ha atado en corto al agresor, le ha puesto unas condiciones duras para poder tenerle controlado: dos controles policiales al día y las correspondientes comparecencias semanales en el juzgado.

En el caso que hoy nos ocupa, ha quedado bien clara la repercusión mediática en la posterior actuación de la justicia, que se ha visto observada, sabiendo que cualquier dilación o patinazo, podría desencadenar una bronca de considerables proporciones.

Muchos otros casos – es ahí dónde quería llegar- no han tenido la misma cobertura informativa, siendo quizás de más gravedad por las secuelas de las lesiones infringidas por los agresores. Los agresores no han sido vistos en ningún video, no les ha entrevistado ningún periodista y la víctima ha quedado si cabe, más desamparada, no ha sido reparada de la misma forma en que seguramente lo será esta joven ecuatoriana.

Es vergonzosa la actitud de algunos medios que han ofrecido dinero al agresor de la joven para que este soltara algún ruido onomatopéyico por su boca.

¿Qué código ético guía a estos profesionales? ¿Son conscientes de que contribuyen a crear un monstruo?

miércoles, 24 de octubre de 2007

¡DEJAD QUE LOS NIÑOS SE ACERQUEN A MI!

Dedico esta foto con afecto a Rouco, al padre Martinez -Camino y a Espe Aguirre




Dios los cria y ellos se juntan



La derecha no se da tregua ni en víspera de la fiesta del 12 de octubre. Fiesta importante y singular donde las haya, icono principal del imaginario de las gentes, digamos, que un pelín conservadoras.


En la comida celebrada en el Palacio Real de Madrid por expresa invitación del Rey, la presidenta de la Comunidad de Madrid Doña Esperanza Aguirre y Gil de Biedma, metió la pata hasta el corvejón. Irritó al Rey en presencia de sus invitados.


Doña Esperanza, se atrevió a pedir un trato digno para su adláter Jiménez Losantos.
Un trato humano pidió para este periodista deslenguado que hace un uso muy particular de la libertad de expresión.


Todos sabemos que desde los micrófonos de la cadena COPE, propiedad de la Conferencia Episcopal española, se alienta y promueve el enfrentamiento entre ciudadanos. Supongo que todo ello en nombre de la concordia, la caridad y el amor al prójimo.

Cada vez que un alto funcionario de esta institución es preguntado por los ataques que lanza Jiménez Losantos, estos invocan la libertad de expresión.

Estos altos funcionarios ensotanados, no cuestionan ni el mensaje ni el vocabulario de este singular periodista, bien al contrario se regodean y disfrutan. Para estos, todo vale para desprestigiar y atacar al Presidente del Gobierno, a sus ministros o a cualquier persona que no baile al son de su música.

Todos recordamos la que armaron con el Estatut de Catalunya, la Ley de matrimonios homosexuales y ahora con la Ley de la Memoria Histórica
Losantos ataca a todo el que no sea afín a las ideas que defiende el PP, no tiene reparos en atacar a las máximas instituciones del estado. Desde hace un tiempo está empeñado en que el Rey abdique a favor de su hijo.


No voy a ser yo quién defienda la institución monárquica, pero si voy a romper las lanzas que haga falta en defensa del orden democrático.
El Cardenal Rouco-Varela, tampoco tiene ningún empacho en atacar el orden democrático, embarcándose en una cruzada más propia de las que el cardenal Gomá promovió en su día.

Esa Iglesia española, tiene un largo historial de conspiración contra el poder legalmente constituido. Desde su instauración, la II República fue atacada por la Iglesia, participando y fomentando junto a la reacción en su cruzada contra cualquier idea progresista o emancipadora y, cómo no, contra el estado laico.

La iglesia ha querido mantener sus privilegios y mantener el predominio espiritual sobre el conjunto de la ciudadanía, a costa de lo que fuera. No en vano en aquél estado totalitario se identificaba ser católico con ser español. La Iglesia católica, era una religión de Estado.

Lejos de pedir perdón por su papel durante la dictadura y su participación en la represión, la Iglesia ha promovido un largo rosario de canonizaciones y beatificaciones de sus “mártires”.

La cúpula dirigente de esta iglesia ultramontana, está rabiosa. Saben que su capacidad de influir espiritualmente con su mensaje es casi nula. La sociedad actual no es la misma de hace treinta años. Los valores de esta sociedad, aún distando mucho de lo que para mi seria deseable, van en dirección opuesta a lo que preconiza la Iglesia.



La derecha española con sus aliados naturales, ha estado en tregua durante un periodo. En los primeros años de la transición, guardaron las formas, se contuvieron.
Su disconformidad con la Ley de divorcio o del aborto, no concitó tanta agresividad ni tantas movilizaciones. En aquél entonces todavía estaban en tregua.


La forma en que el Partido Popular perdió las elecciones del 14 de marzo, representó un golpe y una humillación que no ha sido todavía metabolizada. No admiten verse despojados del poder por la voluntad popular. Teniendo aquella derrota, unas connotaciones bien trágicas, fruto de las consecuencias de haber metido a España en una guerra ilegal e ilegítima, que nos puso en el punto de mira del terrorismo islámico, provocando el atentado de Atocha.

Sería ocioso recordar cómo gestionó el PP aquella tragedia y cómo mintió a la ciudadanía.


Son demasiados siglos de gobernar de forma despótica, para convertirse de la noche a la mañana en una derecha civilizada, homologable a otras de las que gobiernan o han gobernado en Europa.
Nuestra derecha carece de sentido de estado, sólo quiere el poder. Históricamente lo ha demostrado con ejemplos sobrados.

La derecha que hizo la transición, aún siendo del mismo material genético que la actual, supo estar a la altura, sabían que lo que España quería y necesitaba era un cambio, un régimen de libertades que diera la oportunidad a este país de ser gobernado en un marco que fuera la intítesis de lo que había venido siendo la España de los últimos cien años. Aparcaron temas espinosos de difícil digestión y tragaron bilis al igual que las fuerzas políticas democráticas que preconizaban la ruptura y que necesitaron grandes dosis de pragmatismo para poder dejar en el cajón aspectos que hasta el momento eran capitales en sus programas.

El clima de entendimiento y voluntad de acuerdo, posibilitó en aquellos tiempos de gran crisis económica con un paro galopante y una inflación que no se detenía, la firma de los Pactos de la Moncloa.

En la cúpula del poder eclesiástico había otras gentes, (Tarancón) y en Roma, otro Papa (PabloVI). También el panorama geopolítico era otro.
A la derecha económica no le interesaba tampoco la continuidad de aquél régimen agonizante. Sabían que el futuro era Europa y sin un régimen democrático homologable a los del entorno no había posibilidades de ingreso en lo que entonces se denominaba Mercado Común Europeo.

Lo que vino después es de todos conocido, aunque cada cuál lo interpreta cómo le conviene.

domingo, 21 de octubre de 2007

CHÉ, ¡QUE MINISTRO!


Bernat Soria, científico, ministro y valenciano

José Luis Rodríguez Zapatero, tuvo un gran acierto en nombrar a Bernat Soria, Ministro de Sanidad y Consumo. Este científico valenciano, reconocido mundialmente, borrará sin duda, el mal sabor de boca dejado por su enjuta antecesora, que centró sus esfuerzos en perseguir a los fumadores.


Pienso yo, que en el fondo lo que deseaba aquél misterio de flaqueza, era convertirnos a todos en vegetarianos y que fuéramos a todas partes corriendo o a paso de legionario. Eso si, por nuestro bien.


El ministro Bernat Soria no se ha andado por las ramas y se ha puesto manos a la obra inmediatamente, para buscar soluciones a problemas reales, que afectan a los seres vivos de carne y hueso, que se ven afectados por enfermedades graves.

Bernat Soria, ha anunciado recientemente, una serie de medidas que sin duda van a favorecer a los enfermos de cáncer y otras enfermedades que por ser minoritarias, no son objeto de investigación por parte de la industria farmacéutica por la poca o nula rentabilidad económica que aportarían los resultados de tales investigaciones.


El Ministerio de Sanidad, va a destinar fondos para proyectos de investigación que por si sola la empresa privada no llevaría a cabo por los motivos antes señalados. Este es un reto que hasta ahora nadie había decido afrontar.


Los enfermos de cáncer, también van a poder beneficiarse de los ensayos clínicos de nuevos fármacos diseñados para combatir determinados tumores y que hasta ahora no se podían dispensar en España hasta mucho tiempo (aproximadamente 5 años) después de concluir el ensayo.
En este caso, se trata de un avance importante para un tipo de enfermos que en la mayoría de los casos, no pueden esperar tanto tiempo para recibir un tratamiento específico.
Esta medida beneficiará también a los pacientes de enfermedades neurodegenerativas.


Este ministro llega tarde, aunque no me voy a quejar por ello. Más vale tarde que nunca.
La salud ha sido y es un tema arrojadizo, de alto valor político y mediático cuando es noticia y, casi siempre, cuando asoman en la prensa noticias relacionadas con este tema, no son precisamente alentadoras: listas de espera, colapso hospitalario, profesionales al borde de un ataque de nervios etc.


Las políticas emprendidas por Bernat Soria, nos hacen a todos un poco más iguales. Este sentido de igualdad, en este caso, es con referencia a otros países de nuestro entorno. Países que nos llevan ventaja en muchos aspectos, esta ventaja ahora será más corta.
Un sentido de igualdad que se refleja en la filosofía del sistema de salud nuestro, que es universal.

Un estro sistema sanitario, será mejor o peor, seguramente mejorable en muchos aspectos; pero es para TODOS y esto es algo que muchas veces no valoramos en su justa medida. Valga cómo ejemplo un dato: la mortalidad infantil en España es una de las más bajas del mundo con diferencia (Europa y Estados Unidos) La alta cualificación de los profesionales y la accesibilidad al sistema hacen que esto sea así.

Es una pena que en medio de tanta discusión estéril e interesada sobre quema de fotos reales, discursos pseudo patrióticos de la sempiterna derecha y un largo etcétera de idioteces, pase desapercibido un asunto de hondo calado y repercusión como el que he señalado, que contribuirá sin duda, positivamente a combatir la enfermedad y el sufrimiento de un buen número de ciudadanos.