jueves, 25 de diciembre de 2008

SE ACABA EL TIEMPO, ES LA HORA DE LOS HECHOS

Ciudadanos de una industriosa ciudad catalana, escuchando
las últimas noticias del "parte" que tratan sobrela financiación

Se acerca el fin de año y todavía no hay sobre la mesa un modelo de financiación autonómica que merezca el placed de las autoridades catalanas. Mucho me temo que el presidente Rodríguez Zapatero pretende tomarnos el pelo una vez más.

Este hombre (el presidente del gobierno) tiene una labia que le pierde, con demasiada alegría da o promete cosas que después no puede cumplir o bien vuelve sobre sus pasos y desmiente sus promesas. Esto no es serio y además contribuye a alimentar ese desapego creciente de una buena parte de ciudadanos de Cataluña hacia España, en el bien entendido que el gobierno no es España. Hago esta aclaración que aunque obvia, es necesaria, ya que con demasiada frecuencia se nombra a Madrid o España para referirnos a quienes tiene el poder o las llaves de la caja fuerte.

Han corrido ríos de tinta vertiendo opiniones a favor o en contra de la necesidad de que Cataluña disponga de un nuevo modelo de financiación que le permita ponerse al día en infraestructuras, sanidad y educación. Me parece ocioso a estas alturas volver a insistir en estos extremos, a todas luces más que justificados y reales si se enjuicia la situación sin apriorismos miopes o interesados.

La situación que se ha creado por las falsas expectativas creadas por Rodríguez Zapatero nos pueden conducir a una situación política tanto en España como en Cataluña, bastante difícil de salvar por lo enconación del debate.

Me parece muy sospechosa la actitud de los últimos días del presidente del gobierno. La ronda de entrevistas con la presidenta de la Comunidad de Madrid, el presidente de la Comunidad Valenciana, el presidente de la Xunta y el Presidente de la Junta de Andalucía. La euforia con que salió de la reunión doña Esperanza Aguirre y la satisfacción de Francisco Camps, me huelen a chamusquina, a escena del sofá. Pienso que si estos salen contentos, sabiendo de qué palo van, en Cataluña debemos preocuparnos seriamente.

Estas reuniones, parecen más una búsqueda de cierre de filas con el gobierno a cambio de algo que se nos oculta, y , quiero recordar que estos personajes siempre se han manifestado indignados (por si acaso) ante las reuniones de Rodríguez Zapatero con autoridades catalanas en la Moncloa.

No es nuevo que en política con demasiada frecuencia se duerma con el enemigo, sin embargo, hay que recordarle al presidente del gobierno quienes son estos compañeros de cama o de viaje que se ha buscado. Esperanza Aguirre y Francisco Camps han demostrado una deslealtad vergonzosa hacia las leyes y hacia el gobierno, han practicado el más puro gamberrismo institucional desde sus puestos; o ¿hace falta recordar la actitud de la Generalitat valenciana hacia la asignatura de Educación para la ciudadanía? o ¿la postura obstruccionsta hacia las investigaciones judiciales sobre las actividades de Fabra, presidente de la Diputación de Castellón?

A los otros, a sus barones territoriales del PSOE, subvencionadores de votos con el dinero de todos, les podría mandar callar durante una buena temporada y que dejaran sus manos libres para poder negociar un acuerdo de financiación para Cataluña de acuerdo con las necesidades reales que tiene planteadas.

Si quieren que Cataluña pueda seguir siendo solidaria, que engrasen la máquina de hacer billetes, de lo contrario la ubre catalana se secará y de donde no hay, no se puede sacar. Queda dicho.

martes, 9 de diciembre de 2008

TREINTA AÑOS DE CONSTITUCIÓN


Y, en eso llegó Tardà


Al celebrarse los 30 años de la Constitución española, se ha puesto de manifiesto una vez más que aquél consenso que permitió hilvanar consensos y aunar voluntades ya no existe.

El espíritu constitucional, más allá de lo que nos hubiera gustado a cada uno que fuera la Constitución, es un arma arrojadiza de unos contra otros, siendo los representantes de la derecha más rancia y casposa los que pretenden erigirse en principales y únicos garantes del espíritu constitucional.

Esta situación bloquea de facto cualquier posibilidad de reforma de los aspectos que han quedado desfasados o que imposibilitan avances.

La sociedad española no es la misma que la de finales de los setenta. Al proclamarse la Constitución, España no formaba parte de la Comunidad europea, la organización territorial que supone el Estado de la autonomías era algo impensable en aquellos tiempos.

Muchas cosas han cambiado en la sociedad española y en el mundo para mantener el texto constitucional idealizado como una pieza clave (que no digo que no lo sea), inamovible y esclerosada que no facilite la adecuación de leyes a las necesidades de los tiempos que corren.

Según dicen algunas encuestas, 8 de cada 10 españoles son partidarios de una reforma constitucional que adecue la carta magna a las necesidades y retos que nos plantea el siglo XXI. Dentro de esa mayoría social que se muestra partidaria de una reforma, se mezclan distintas sensibilidades que ponen el acento en temas diversos, pero lo que si se pone de manifiesto es que la Carta magna no es un algo inamovible como defiende la derecha.

No quiero terminar sin dar un breve repaso a las declaraciones del diputado Joan Tardà en un acto político celebrado en Barcelona.

Este acto, era en teoría, para manifestar el desacuerdo de ERC con el actual marco constitucional, al parecer hacía frío en aquella plaza y su señoría buscaría alguna forma de entrar en calor y calentósele la boca hasta tal punto que terminó su discurso proclamando vivas a la república y deseando muerte al Borbón. Bien, a juzgar por lo visto y leído, me atrevo a afirmar que los Borbones pueden dormir tranquilos si gentes como Tardà nos tienen que traer la “Tercera”.

Un responsable político no puede hacer estar declaraciones y más cuando la fuerza política a la que pertenece pretende ser un partido de gobierno.

Ya sería hora de que ERC saliera definitivamente de la edad del pavo, que decidiera de una vez que quiere ser de mayor y en el caso de que se decidiera por seguir defendiendo los postulados actuales (por otra parte legítimos), lo hiciera con seriedad y coherencia, sin exabruptos ni manifestaciones que puedan dar oxígeno a los más reaccionario de la derecha política y mediática españolas.

Quemando, insultando o provocando no se construye nada, si no más bien todo lo contrario y no debería extrañar a los dirigentes de ERC el tipo de reacciones que despiertan en la sociedad la conducta a la que nos tienen acostumbrados.

De seguir así, en lugar de fortalecer sus posiciones van a conseguir un resultado contrario y en definitiva perjudicar la imagen de Cataluña, territorio del que se pretenden redentores.

Formar parte del Govern de la Generalitat debería conllevar un plus de sensatez, prudencia y sentido común, por ahora ERC no ha demostrado ser capaz de ejercitar ninguna de esas tres cualidades.
Así nos luce el pelo.

sábado, 6 de diciembre de 2008

LAS BOLSITAS DE PLÁSTICO

Bellas señoritas debatiendo sobre el uso de las bolsitas de plástico

El gobierno tripartito catalán ha sufrido de nuevo una pequeña tormenta interna, esta vez por cuenta de los socios minoritarios de ese gobierno.

Iniciativa per Catalunya Verds ICV, se ha puesto sus mejores galas ecologistas y a propuesto una solución ara un tema de capital importancia en estos tiempos de gravísima crisis económica que golpea con extrema dureza a los sectores sociales más vulnerables, es decir a los trabajadores.

Proponía ICV (ya lo han retirado) que las bolsas de plástico que se ofrecen en los supermercados y grandes superficies fueran a cargo del consumidor. Dicho esto, los proponentes fueron a celebrar tan brillante idea (supongo yo) que debería acabar con ese despilfarro de material plástico altamente contaminante que se elabora a partir del petróleo.

Digo yo que: Las grandes superficies cargarían el coste de las bolsas en el precio de las mercancías, pagando dos veces su importe el sufrido y consumido consumidor.

Menos mal que se ha impuesto el sentido común y se ha optado por seguir estudiando una solución factible para este asunto aplazando para un futuro que espero que no llegue, la malvada intención de gravar las bolsas de plástico. El sistema de poner gravámenes a un producto para evitar su consumo se ha mostrado siempre como una mala solución, aunque en un primer momento quienes deben abonar este gravamen se retraigan, después se acaba diluyendo el efecto disuasorio de la tasa.

Cuando se proponen soluciones de este calado, creo yo que en primer lugar los legisladores deberían informarse debidamente de que forma han solucionado un problema análogo en otro país, eso en primer lugar y en segundo pienso yo que se debería en la medida de lo posible lanzar propuestas nada o poco meditadas que luego hay que retirar para mayor descrédito de la política.

No se puede penalizar el uso de derivados del petróleo sin ofrecer una alternativa válida al ciudadano, si hay que recuperar la sana costumbre de usar el cesto de esparto o de anea, díganlo, no se repriman, pero no tomen el pelo al personal ni insulten su inteligencia con propuestas post etílicas.

No nos lamentemos del descrédito del noble ejercicio de la política, cuando un día si y otro también nos desayunamos con noticias sobre propuestas de este tipo; mientras esto sucede, la crisis avanza, se cierran empresas, el paro crece al galope y quienes deberían atender a lo que sucede y afecta a las personas mortales de carne y hueso están en la luna de Valencia o al albur de cualquier majadería que se pueda vestir de proyecto de ley.

¡Así nos va, así les va!

martes, 18 de noviembre de 2008

UN POQUITO DE POR FAVOR




Estas mujeres las "trementinaires" vendían remedios caseros, productos de herboristería y eran muy apreciadas por sus muchos sabéres.



De nuevo se está hablando del copago en la sanidad pública. Este tema recurrente siempre asoma la cabeza cuando hay problemas serios de tesorería para hacer frente a la demanda creciente de prestaciones.

Tengo el convencimiento de que una vez más estamos frente a un intento de la Consellera Marina Geli de ver como reacciona la sociedad ante el anuncio del pago de una tasa.

Me pregunto los motivos por los que no se ha abordado este asunto poniéndolo sobre la mesa con números y datos que puedan explicar la necesidad o conveniencia de esta medida.

¿Quienes están en contra del copago? Creo tener la respuesta: muy pocos.

Una vez más nos encontramos ante un tema delicado, de interés general que si no se aborda convenientemente puede poner en peligro la continuidad del sistema tal y como lo conocemos hasta ahora.

Ningún político quiere ponerle el cascabel al gato y asumir sus responsabilidades. A la hora de posicionarse ante este asunto se está optando por decir no lisa y llanamente o bien eludir el tema, aceptando en privado que algo habrá que hacer y que no se puede seguir por el camino actual que puede conducirnos al colapso del sistema.

Hay que llamar a las cosas por su nombre y hacer corresponsable al conjunto de la ciudadanía de este serio problema.

A nadie se le escapa el elevado coste político de una medida como esta y más cuando los usuarios están acostumbrados a consumir servicios sin freno ni medida.

Seguramente se me dirá demagógicamente: ¿Qué más quisiéramos que no tener que ir el médico? Todos sabemos que se inician tratamientos que cuando los síntomas de la dolencia remiten se abandonan, dejando en un cajón unos medicamentos que seguramente van a caducar y que cuestan un buen dinero a las arcas públicas; tampoco es nada infrecuente, presionar al profesional para que solicite una prueba diagnóstica que no es necesaria.

Hay que poner coto a esta vorágine de gastos innecesarios para poder dedicar recursos para lo que realmente justifica un gasto.

La administración que es tan manirrota como el usuario también debería aprender a no malbaratar recursos y a gestionar de una forma más racional, y, los gestores tendrían que acostumbrarse a que se les pidiera cuantas y a rendirlas.

Siempre se ha dicho que el gasto de farmacia es uno de los que se come más dinero, si bien eso es cierto, tampoco lo es menos que nunca se ha abordado la necesidad de que las recetas dispensadas tengan las unidades del específico para cubrir todo el tratamiento.

Con el precio de los medicamentos se dan situaciones bastante curiosas, como por ejemplo que un mismo medicamento tenga un precio sensiblemente inferior en un país vecino, adaptándose además el número de unidades a las necesidades del tratamiento real. Si esto sucede en nuestro país se debe a que se tolera por parte de las autoridades que no ejercen la presión necesaria sobre la industria farmacéutica.

Una medida corresponsabilizadora de esta envergadura, llamémosle copago o tasa sanitaria, debe ser explicada a la sociedad y debe ir acompañada de una reforma en profundidad del sistema sanitario que debe repensarse, adaptándolo a las nuevas tecnologías, lo que a su vez haría más necesario que nunca una nueva formulación del concepto ”productividad”, al que yo prefiero denominar como “organización del trabajo en el entorno laboral sanitario”, como elemento superador de las estructuras de mando o poder actuales que son totalmente obsoletas y que representan un freno para cualquier proceso de reforma que pretenda poner en valor las innegables capacidades de los profesionales sanitarios.

Dejo para los expertos como se debe cuantificar el nivel de corresponsabilización del ciudadano, es decir los diferentes grados de contribución atendiendo el nivel de renta y también las exenciones.

sábado, 8 de noviembre de 2008

OBAMA FOR PRESIDENT









El candidato demócrata Obama ha ganado las elecciones por goleada en contra de lo que muchos querían y vaticinaban de forma más que interesada.

Un cambio de ciclo de esta envergadura conviene a los Estados Unidos, después de la etapa de George W. Bush, que ha sumido a aquél país en el caos tanto social como político, dejando al nuevo inquilino de la Casa Blanca toda una serie de conflictos bélicos en marcha de difícil manejo además de una crisis económica de gran magnitud, fruto de las veleidades desreguladoras y de la rapiña ultraliberal.
En este marco de grave crisis económica se hace más difícil poner en marcha políticas sociales capaces de dar un vuelco a la grave situación de una gran parte de la sociedad que se encuentra desprotegida.

La etapa Bush se ha caracterizado por la dureza del discurso y de la acción política, que ha desatendido -como es el caso de New Orleans, azotada por las inundaciones-, las políticas de infraestructuras y a las personas damnificadas.

El capitalismo compasivo que anunciaba Bush al iniciar su mandato, ha brillado por su ausencia.

Con Bush en el poder, se han aupado a puestos de gran relevancia política personajes de la talla y catadura moral de Chenney Rumsfield, destacados apóstoles del pensamiento neocon, conectados en primera persona con el aparato militar industrial que ha visto crecer sus ganancias de forma espectacular con los conflictos iniciados durante esta etapa. Los grupos empresariales de ese sector, no han podido tener mejores valedores.

Obama, elegido presidente de aquel gran país, tiene ante sí asuntos de difícil solución como Guantánamo, ese limbo jurídico inventado por los halcones donde se ha elevado a categoría de sacramento la tortura y el más repugnante desprecio por la opinión pública, tanto americana como del resto del mundo civilizado.

Reconducir los conflictos bélicos de Irak y Afganistán, requerirá buenas dosis de consenso internacional y colaboración europea para que entren en una fase de resolución más o menos definitiva.

Durante estos últimos ocho años la sociedad norteamericana y su gobierno, han circulado por vías distintas sin posibilidad de coincidencia en ningún punto. Los Estados Unidos de América han estado más aislados del mundo que nunca, más odiados o despreciados por muchos, merced a las políticas imperiales de Bush que han ayudado a colocar en el punto de mira de los terroristas a toda la sociedad americana y a sus aliados.

La sociedad norteamericana le ha visto las orejas al lobo en los últimos años de mandato de Bush y se ha dado cuenta de que por este camino sólo se iba al desastre.

Muchos han creído que la sociedad de aquél país todavía no estaba preparada para tener un presidente negro, con la seguridad de que muchos no le votarían por ese motivo, Obama ha ido aglutinando a su alrededor sectores sociales (mujeres y jóvenes) que desean un cambio en las relaciones de América con el mundo y otro estilo de gobernar más sensible con las necesidades y los problemas de la sociedad.

La llegada de Obama al poder es la culminación de un proceso iniciado en la etapa de segregación racial, a las luchas de Martin Luter King y muchos otros y a las políticas de Lindon Jhonson. Obama es consecuencia y causa de todos ellos.

No hay que esperar sin embargo cambios excepcionales en aquél país, no nos equivoquemos. Los cambios serán paulatinos, dosificados dado que la situación económica no da para mucho y porque el ideario de Obama no es precisamente revolucionario, ni tan sólo socialdemócrata, y en hipotético caso de que lo fuera tampoco le dejarían. Obama y su equipo de colaboradores podrán poner un poco de orden en la hacienda pública, revisar la cuestión fiscal, mejorar las condiciones de los sin techo y los parados y con un poco de suerte, iniciar lo que Clinton dejó en el cajón, es decir, crear una seguridad social que diera cobertura sanitaria a esos aproximadamente cincuenta millones de ciudadanos que carecen de ella. Ahí es nada.

domingo, 19 de octubre de 2008

LA SANIDAD EN MADRID

La sanidad de la Comunidad de Madrid anda revuelta y no por capricho reivindicativo.
Por aquellos lares capitaneados por Esperanza Aguirre soplan malos aires para todo lo público.

La sanidad es un uno de los principales elementos que conforman el estado del bienestar y en nuestro país, en el que todavía hay muchos flecos que solucionar en esta materia, vemos que la Presidenta de la Comunidad madrileña en pleno éxtasis liberalizador, ha puesto en pié al colectivo sanitario en defensa del sistema público de salud que se ve seriamente amenazado por la infame política neoliberal que ejerce con mano de hierro el PP en la Comunidad de Madrid.

¿Qué ocurre en Madrid? Desde la presidencia de la comunidad se ha llevado desde hace tiempo una política de desprestigio y descrédito tanto de los profesionales como del sistema público para justificar el traspaso de la gestión de los hospitales y centros de salud a empresas privadas.

Recordemos las denuncias inducidas contra los profesionales del Hospital Severo Ochoa, que se saldó con ceses, movilizaciones y con una investigación que acabó dando la razón a quien la tenía: el colectivo sanitario.

La privatización de la sanidad resulta ser un negocio muy lucrativo para las empresas que se dedican a ello. Estas empresas integradas por un pool empresarial en el que la construcción tiene un papel destacado, construyen un hospital, lo dotan de todo el material necesario para iniciar la actividad, contratan al personal de oficio y administrativo quedando el personal médico y de enfermería a cargo de la Consejería de salud. (Se trata de personal estatuario en su mayor parte).

Por el uso de las instalaciones y la prestación de servicios sanitarios, la Comunidad de Madrid paga a estas empresas un alquiler mensual y una cantidad por usuario.

Hemos visto recientemente en los medios informativos, las movilizaciones ciudadanas y de los profesionales del nuevo Hospital Puerta de Hierro en Majadahonda. Tanto los profesionales sanitarios como los ciudadanos denunciaban el estado de las instalaciones de este nuevo centro, que siendo de reciente creación, no tiene la dotación de aparataje ni de personal para atender a los pacientes. La respuesta del Consejero Güelmes a esta situación no ha podido ser más elocuente: los alborotadores están pagados para desestabilizar el Gobierno de la Comunidad.

¿Cómo hemos llegado a esta situación? A parte de los delirios privatizadores de la Presidenta, una externalización de servicios de esta magnitud no se puede llevar a cabo sin un marco legal que le dé cobertura. Este marco existe y se viene aplicando en España desde hace tiempo, aunque de forma más sibilina, este sería el caso de Cataluña, que en la etapa de gobiernos nacionalistas se emprendió una política de externalización de servicios que no se ha parado todavía.

La Ley 15/97 aprobada en el Congreso con los votos de PP-PSOE y la oposición de BNG e IU, abre la puerta a una larga lista de posibilidades privatizadoras de los servicios públicos sanitarios.

Los diputados del PSOE en el Parlamento de la Comunidad, que ahora braman contra la presidenta y sus políticas neoliberales, deberían sonrojarse un poquito ante esta situación que el PSOE contribuyó a crear. Una ley de este calado puede ser un arma mortífera en manos de según quien y si encima es una ley mal elaborada, en que no quedan bien acotados los márgenes y los límites, peor que peor.

En el Reino Unido ya se experimentó este sistema de gestión privada de la sanidad y el resultado no puede ser peor. Hemos leído noticias de hospitales gestionados por empresas privadas en los que se han detectado y confirmado más infecciones nosocomiales, más recaídas en las patologías de los pacientes por dar altas anticipadas, higiene por debajo de los niveles mínimos aceptables y un largo etcétera de despropósitos a los que se llega cuando se persigue el beneficio y para que este sea lo mayor posible, se ahorra en medios y en personal.

Es un contrasentido que en estos momentos de grave crisis económica en que los postulados neoliberales han alcanzado los más altos niveles de descrédito, se lleven a término privatizaciones tan salvajes con un coste social tan elevado.

En Madrid, la privatización se ha iniciado en centros de nueva creación y según anuncian le seguirán los centros emblemáticos de aquella ciudad: La Paz, Ramón y Cajal, 12 de Octubre, etc.

Ante esta grave amenaza, habría que emprender acciones de envergadura, de profundo calado, en las que los ciudadanos junto a los profesionales y los sindicatos fueran capaces de parar a Esperanza Aguirre. De no ser así lo lamentaremos todos y no tendremos derecho al llanto. Queda dicho.

domingo, 5 de octubre de 2008

LA CRISIS y (2)



He leído hace poco en un periódico digital, unas declaraciones de un profesor de teoría económica de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona que me han puesto los pelos de punta.

El señor Niño, que es el profesor en cuestión, lanza una batería de apocalípticos pronósticos sobre la economía mundial y la española en particular que no son nada halagüeños, más bien todo lo contrario.

Dice el profesor, que la crisis durará mucho tiempo, que nos esperan unos años de descenso por la pendiente hasta por lo menos el año 2012 o quizás el 2010, con pérdida de empleo, cierre de empresas y todo lo peor que nos podamos imaginar.
Para empezar, se me plantea una seria duda sobre la exactitud de las fechas, lo que me lleva a desconfiar de la bola de cristal del reputado profesor.

Creo yo que si uno no está en condiciones de demostrar con datos fiables y contrastados el devenir de la situación económica, haría bien en callarse. La simple lectura del artículo entrevista hace temer un futuro muy poco prometedor y a tenor de lo que el profesor Niño predice, uno se imagina un escenario aterrador. Se me hace difícil creer que se destruirá empleo hasta el año 2012 y que después de este periodo se reactivará la economía y el empleo de forma muy tímida.

Este escenario comportaría un número de parados seguramente superior a los 4.000.000 y un descenso de los ingresos del estado que sin duda podríamos calificar de cataclísmico para el país.

Este tipo de afirmaciones, creo yo, que hay que moderarlas y ser cauto a la hora de hacerlas públicas, con más motivo cuando el que las hace es un responsable académico.

No sería de recibo un discurso diametralmente opuesto, que quitara gravedad a la situación, que realmente es preocupante a juzgar por el ritmo de crecimiento del número de parados y los expedientes de regulación de empleo pendientes del dictamen por la autoridad laboral competente. El consumo interno arroja cifras que muestran un claro retroceso de la capacidad de gasto y el aumento de la morosidad de particulares y empresas está contribuyendo a una agudización de los problemas y a que cale en el conjunto de la sociedad la sensación de que las cosas van peor de lo que van en realidad.

El gobierno de Rodríguez Zapatero desde un principio no ha actuado con la diligencia y rapidez que cabía esperar. El mero hecho de resistirse a llamar a las cosas por su nombre ya es un claro síntoma de que iban por detrás del problema.
Se ha echado en falta un discurso claro, valiente y sincero por parte de los timoneles de este asunto. Llamar desaceleración a una crisis que se venía gestando desde hacía un año, ha sido una clara muestra de incapacidad y falta de reflejos.

Hubiera sido mucho mejor para todos, llamar a las cosas por su nombre desde el primer momento y convocar a patronales y sindicatos para hacer frente a la situación que se estaba gestando.

Los ciudadanos tienen la impresión de que el gobierno está desbordado por la situación y que actúa a remolque de los hechos, lanzando baterías de propuestas que acaban por no ser tenidas en cuenta por su improvisación y esa falta de confianza que han generado ellos mismos.

miércoles, 1 de octubre de 2008

A VUELTAS CON LA CRISIS (I)



Desde hace bastantes días venimos oyendo propuestas, análisis y diagnósticos más o menos ocurrentes sobre la tan traída y llevada crisis, recesión o (para algunos) desaceleración, aunque a estas alturas me parecería un sarcasmo seguir abundando en lo de desaceleración, viendo lo que está cayendo.

No digo nada nuevo al afirmar que esta crisis (vamos a llamar a las cosas por su nombre) tiene una trascendencia muy superior a las que hemos venido padeciendo en los últimos decenios.

Todas las crisis tienen rasgos comunes a pesar de que los desencadenantes son en cada caso, de etiología diversa. Lo que no cambia sin embargo, es el sujeto paciente de esta crisis y en definitiva, el último eslabón de la cadena que será sin duda quien en definitiva va a pagar por activa y por pasiva los peores efectos de la crisis.

Sin el menor sonrojo, no ha faltado quienes han pedido de inmediato, moderación salarial, congelación de salarios, eliminación de cláusulas de revisión, así como flexibilización del mercado de trabajo. Aprovechando que el río Pisuerga pasa por Valladolid, se quiere dar a entender que son los salarios uno de los factores que provocan la crisis o bien que coadyuvan a su empeoramiento.

Ninguno de estos voceros de la patronal hace la más mínima autocrítica sobre la vorágine especulativa del sector inmobiliario que nos ha castigado durante los últimos tiempos, ninguno de estos empresarios ha levantado la voz poniendo en entredicho este desmesurado afán de ganar más y más con unos márgenes abusivos en la venta de los pisos.

Piden (algunos) que se abra un paréntesis en la economía de mercado. No sé lo que quieren decir exactamente con esta afirmación.

La falta de reglas y normas de este capitalismo anfetamínico nos ha llevado al punto en el que estamos: Intereses al alza, viviendas sin vender e hipotecas que no se pueden pagar; todo ello en un escenario en el que el paro no para de ganar enteros.

No creo a los que se atreven a decir que hay un antes y un después de esta crisis, o dicho de otra manera, que nada volverá a ser igual.

Está en la propia naturaleza de este sistema la generación de desigualdades, la promoción de la pobreza de unos muchos para el enriquecimiento exagerado de unos pocos.

¿Alguien cree que el capitalismo se dotará de normas y reglas para no volver a las andadas?, sinceramente no lo creo. Cuando se hayan repuesto del susto y las arcas públicas (con el dinero de todos) llenen los agujeros, volverán a lo de siempre y si no, al tiempo.

jueves, 11 de septiembre de 2008

¿QUIÉN JUZGA AL JUZGADOR?

El juez Rafael Tirado elaborando una sentencia


Esta es la pregunta de seguramente se plantean con indignación muchos ciudadanos al conocer el fallo del Consejo General del Poder Judicial, que se quita de encima un caso más de inoperancia o mala praxis de un juez.

El caso que se juzgaba era muy grave, ya que si el juez Rafael Tirado hubiera actuado con diligencia muy posiblemente la niña Mari Luz Cortés hoy estaría viva.

El único responsable de ejecutar una sentencia es el juez que la ha dictado y no es válido parapetarse detrás del colapso judicial para eludir las responsabilidades. El juzgador, en quien recae la responsabilidad de impartir justicia no puede eludir sus responsabilidades con la sociedad y el estado.

Al hacerse pública la sentencia en que se condena al juez Tirado a pagar una multa de 1.500 euros por no ejecutar la sentencia que mandaba a la cárcel a santiago del Valle, presunto asesino de la niña Mari Luz Cortés. El condenado debía cumplir condena por abusos sexuales a su propia hija, según acordó el juez Rafael Tirado en el año 2005 y esta sentencia no se mandó ejecutar hasta el pasado mes de noviembre, cuando la niña Mari Luz ya estaba muerta.

La sentencia que obliga a pagar el Juez 1.500 euros, es una bofetada para los padres de la niña Mari Luz y socava aún más la confianza de los ciudadanos en la justicia.

Por lo escandaloso y ridículo de la sentencia, los ciudadanos estamos en nuestro derecho a pensar que el corporativismo ha sido fundamental a la hora de evaluar los pros y los contras de esa sentencia, pues no en vano, ha habido dos votos particulares en su contra.

La magistrada Montserrat Comas, fue muy dura a la hora de comentar una sanción tan poco acorde con la gravedad de la falta, aunque de poco sirve la opinión de jueces que como ella tienen tan claro su papel, cuando lo que predomina en esas instituciones es lo más reaccionario y casposo de la carrera judicial.

Seguramente muchos nos preguntamos si en el caso de que los padres de la niña no fueran de clase humilde, quizá sus señorías hubieran sacrificado la carrera del juez Tirado, dejando el corporativismo para mejor ocasión.

Con esta sentencia todos estamos, en este país, un poco más indefensos y un poco más cabreados.

domingo, 7 de septiembre de 2008

DERECHO CONCULCADO


Estos expertos en derecho debaten sobre lo que más abajo se dice


He leído en el boletín Comfia de CC.OO, una noticia que me ha dejado un tanto perplejo a la vez que indignado. La noticia hace referencia a la vulneración de derechos a una trabajadora del Hospital Miguel Servet de Zaragoza. No debemos dejar de considerar el hecho de que se trata de un hospital público, dependiente del Gobierno de Aragón, realidad que me obliga a contemplar y valorar este conflicto de una forma más severa, al ser una institución del estado quien a través de un calificado funcionario vulnera una norma que al primero que obliga es a ese propio estado.

Ana Sesé, gerente del sector II del Servicio Aragonés de Salud, dictó una resolución en la que se denegaba la reducción de jornada a una auxiliar de enfermería de dicho hospital.

Con esta resolución denegatoria la gerente ha vulnerado la Ley de igualdad efectiva y el Plan concilia, ya que esta trabajadora solicitaba esta reducción para poder atender mejor a sus hijos.

Los motivos aducidos por la gerencia del servicio, son tan peregrinos como carentes de ninguna base legal o laguna de la ley vigente, ya que está previsto que en caso de no disponer de profesionales para cubrir estas reducciones horarias, se puede recurrir a la bolsa de trabajo o bien a la contratación directa en el caso de que la referida bolsa no pueda proveer de personal de determinado perfil o categoría para cubrir vacantes.

Es alarmante que sean los centros que dependen de la administración autonómica o estatal los primeros en vulnerar e incumplir la ley con una frialdad pasmosa, sin que ninguna instancia superior diga nada al respecto o corrija estos comportamientos.

Creo yo, que si la política no cree necesario velar por una escrupulosa aplicación de las normas que esta crea, estamos ante una situación muy preocupante, a la par que perversa, pues no sería de recibo que los beneficiarios de determinadas leyes tuvieran que recurrir a los tribunales de lo social para que se les reconociera un derecho amparado por una ley específica creada para resolver una situación específica que impide la conciliación del trabajo profesional con la vida familiar.
Estas situaciones tan esperpénticas no hacen otra cosa que alejar a los ciudadanos de la política, por la desconfianza que generan y por el descrédito que acumula esta clase política tan falta de conocimientos, rigor y sensibilidad.

Mientras, unos amigos estamos recogiendo dinero y firmas para rendir un merecido homenaje a esta directora gerente del Servicio Aragonés de Salud, que responde al nombre de Ana Sesé.

No vayamos a pensar que este es un caso aislado que afecta a una trabajadora aragonesa. En todas partes las direcciones de recursos humanos intentan pasar el cepillo a las leyes que reconocen derechos que comportan tener que contratar personal para cubrir libranzas.

En la sanidad pública, las relaciones laborales son bastante duras por lo general, con una escasa respuesta sindical y la pasividad de los trabajadores y no me atrevo a decir cuál de las dos situaciones es consecuencia de la otra. Algo está pasando en este sector, tan castigado por los contratos precarios, raquíticos presupuestos y plantillas insuficientes.

Si la sanidad es uno de los pilares del tan cacareado por todos los dirigentes políticos, estado del bien estar, estamos bien apañados.

No se puede tener al personal sanitario permanentemente cabreado, con sobrecargas de trabajo y sueldos que distan mucho de lo razonable, si tenemos en cuenta el trabajo que se lleva a cabo.

viernes, 15 de agosto de 2008

FERNANDO GIMENO Y CÍA.




En el diario EL PAÍS de hace unos días venía un reportaje entrevista con el que fue director médico del Hospital Severo Ochoa de Leganés.
Me refiero al Doctor Fernando Gimeno, que pagó con creces su dedicación y entrega a un tipo de medicina que no gusta al poder y menos si el poder lo tiene el Partido Popular.


Ya se ha hablado y escrito mucho sobre lo que sucedió en aquél centro sanitario público, se ha hablado del Doctor Montes y de la complicidad que generaba en el personal la filosofía que aplicaban en el trato, la asistencia y los cuidados que dispensaban a los pacientes que acudían a aquél centro en busca de consuelo y remedio para sus achaques, consuelo y alivio que en muchas ocasiones era lo único que podían dispensar, junto a un trato humano y cercano para con el paciente y su familia.

Tanto el Dr. Montes como el Dr. Gimeno pagaron muy cara su entrega y dedicación a un tipo de asistencia en el que se ponía por delante de todo al paciente y su circunstancia bio-psico-social.

No es irrelevante a la hora de comprender los desencadenante que originaron su decapitación social y profesional, su clara adscripción a la izquierda.
Cuenta Gimeno que teniendo todos los pronunciamientos favorables por parte de la justicia, nadie les ha pedido disculpas ni se ha retractado de lo dicho, de la cantidad de basura vertida sobre las personas que por hacer su trabajo han visto sus nombres en los periódicos con un interrogante en sus cabezas y la permanente sospecha sobre si su actuación se ajustaba a la ley.

Lo más enervante del caso es que Gimeno no puede trabajar en Madrid ni en ninguna comunidad autónoma en la que gobierne el PP. Los motivos ya nos los podemos imaginar.

El modo de actuar y la clara apuesta por una medicina pública y de calidad, choca frontalmente con la filosofía de la consejería de sanidad de Esperanza Aguirre. El modelo de Aguirre es claramente privatizador y ajeno a los intereses de quienes son los destinatarios de los servicios y prestaciones.

La sanidad pública no puede prescindir de elementos comprometidos con la cosa pública como Montes y Gimeno. No es de recibo que después de tantos años de trabajo y compromiso deban coger el atillo e iniciar una peregrinación por la geografía española en busca de un puesto de trabajo, intentando evitar (por supuesto) determinadas áreas geográficas donde saben que les van a dar con la puerta en las narices.
Lo más indignante de toda esta historia es la escasa reacción del colectivo médico, que parece a todas luces más preocupado por las reivindicaciones salariales y de otra índole, asimismo, los partidos políticos de la izquierda gobernante o no, han tenido una respuesta tímida, testimonial y nada eficaz.
Mientras tanto el Consejero Lamela, artífice del montaje contra los profesionales del Severo Ochoa ha sido destituido por Esperanza Aguirre por sus sospechosa afinidades centristas.

domingo, 13 de julio de 2008

LA ENFERMERÍA, UNA PROFESIÓN, NO UN SACERDOCIO


Los medios de comunicación se han hecho eco una vez más del acuciante déficit de profesionales de Enfermería en Cataluña, que se valora en 15.000 según el Colegio de Enfermería de Barcelona.

El problema es mucho mas grave de lo que parece a simple vista y únicamente los profesionales y algún que otro observador sensible al problema, parecen tomárselo en serio y da un toque de atención que debería ser tomado en cuanta por las autoridades competentes del ramo.

Este problema viene de lejos y lo que ahora es grave podía haberse evitado con otras políticas de planificación de las necesidades a corto y medio plazo.

La profesión enfermera en España, goza de un nivel de formación y conocimientos muy superior a la media europea, pues su formación es de rango universitario a diferencia de la mayoría de países europeos.

Sin temor a caer en exageraciones, esta profesión es el pariente pobre de las profesiones sanitarias de nuestro país, pues tradicionalmente se le ha otorgado un papel subalterno de la profesión médica.

Cuando se han desarrollado las especialidades de la profesión enfermera, se ha hecho tarde y mal, creando unas especialidades que en muchos casos rozan el esperpento por lo genérico de sus contenidos.

Esta Ley de especialidades se ha desarrollado sin contar con los profesionales y únicamente el gobierno la ha promulgado cuando la presión provocada por la demora y los plazos incumplidos se ha hecho insostenible y podía causar un desgaste político.

Esta ley ha sido un nuevo jarro de agua fría para toda la profesión.
A tenor de lo que la ley expresa, un profesional con una especialidad no puede ejercer su cometido ya que en la práctica esta no se reconoce al solicitar un puesto de trabajo. Es el caso de Radiología, Especialidades medico quirúrgicas, Pediatría etc.

Las Escuelas universitarias de Enfermería en su gran mayoría pertenecen al sector privado y su número de plazas es limitado con respecto a las necesidades reales de formación de nuevos profesionales, a su vez, los costes de esta carrera en estos centros, no son accesibles a todos los bolsillos, hecho que supone una forma de selección en función del poder adquisitivo que es más evidente que en otras carreras universitarias.

Otros aspectos no menos relevantes son el escaso o nulo reconocimiento social de esta profesión, hecho que sospecho que viene dado por el carácter de subalternidad que estigmatiza a esta profesión.

El aspecto retributivo es asimismo, un factor no poco importante a la hora de valorar lo que se da y lo que se recibe a cambio.

La profesión enfermera no es un lecho de rosas, las condiciones de trabajo y el contacto permanente con el dolor y la desgracia, la convierten en una profesión que se justifica por si misma quizá mas que muchas otras que gozan de un reconocimiento social relevante y unos emolumentos muy superiores, no teniendo que soportar guardias, turnos dobles ni trabajo nocturno.

La cuantificación del valor del trabajo aunque dicho valor no sea únicamente económico ha de ser el adecuado a las responsabilidades y a los conocimientos que el profesional desempeña.

Así las cosas, no debemos sorprendernos el hecho de que haya jóvenes profesionales que después de pasar por el calvario de los contratos basura que ofrecen la mayoría de los centros públicos, opten por marchar a otros países donde se les da los que aquí en su país les es reiteradamente negado: estabilidad, reconocimiento y salario adecuado al puesto que ocupa.

A las autoridades sanitarias españolas se les llena la boca de elogios hacia la profesión enfermera, reconocen solo con palabras el importante papel de la enfermería en el sistema sanitario. Esto es un brindis al sol. No hacen falta palabras huecas, hacen falta hechos, políticas que afronten los problemas y les den soluciones.

No podemos esperar mas, ni la profesión ni la sociedad, que es en definitiva la que de una forma u otra nós juzga dia a dia.

martes, 24 de junio de 2008

LA NUEVA ETAPA DEL PP



Este fin de semana se ha clausurado el XVI congreso del Partido Popular con la impresión según algunos de que todo va ha ir como una seda a partir de ahora.


Se ha remozado el discurso, se han apartado de la primera fila las peores caras del aznarismo y con unas nuevas-viejas caras se ha constituido una nueva ejecutiva que pretende llevar a ese partido al final de trayecto del ese largo viaje hacia el centro y sin duda a ganar las próximas elecciones generales, removiendo del poder a esa, para ellos anomalía, que responde al nombre de Rodríguez Zapatero.


Estoy convencido de que los más sensatos han reaccionado a tiempo y han abortado la escabechina que se veía venir y que se inició al día siguiente de las elecciones del 14 de marzo.


Desde el día siguiente de las elecciones generales se inició una razzia dentro del PP que parecía que iba a acabar con la carrera de Mariano Rajoy. Eran muchos los que le tenían ganas y quién más, Esperanza Aguirre, que en su pugna con Gallardón ya dio bastante que hablar a la hora de confeccionar las listas electorales de Madrid.


Que nadie se llame a engaño, a Rajoy le ha salido un grano que tiene nombre de mujer, una mujer que juega a ser la dama de hierro de la derecha española y que no cejará en su empeño por defenestrar a Rajoy e imponer las tesis más duras de esa derecha española tan rancia y casposa a la que votan millones de ciudadanos, esto no hay que olvidarlo ni menospreciarlo.


Lo que en todo caso, hay que intentar comprender es porque son tantos los ciudadanos que apoyan al PP.


No es de extrañar que ante el lifting que ha querido hacer Rajoy, Aznar reaccionara de la forma en que lo hizo, manifestando en su discurso en el plenario del congreso, la rabia del que no controla la situación, una situación que se le va de las manos y que hará todo lo posible por reconducir entre bambalinas.


Lo que si está claro, es que Rajoy se ha rodeado de caras nuevas, que no se identifican con el periodo del trío de la Azores y que sin duda está pensado en clave de ganar las próximas elecciones, efectuando mientras, una oposición al gobierno contundente y de desgaste progresivo.


A los poderes económicos de este país no les conviene una derecha de espada e incensario, o por lo menos que no dé esta imagen. Estos poderes saben que se desenvuelven mejor con un gobierno de derechas, que sus intereses y recomendaciones, encuentran mucha mejor acogida cuando detrás de la mesa ministerial se sienta un hombre de la derecha. Las políticas de moderación salarial, de abaratamiento del despido y la flexibilidad son muy bien acogidas en aras de la competitividad.


Con la nueva directiva europea sobre las 60 horas, a esta derecha se le hace la boca agua, y no dudemos que si gobiernan, esta directiva se aplicará en España.
Mientras, ¿qué hace el gobierno dirigido por Rodríguez Zapatero?


Sinceramente creo que no está a la altura, que ha reaccionado tarde y con poca credibilidad en su discurso y un empeño enfermizo en no querer llamar a las cosas por su nombre.


Si estamos en recesión y el paro aumenta, con expectativas de crecimiento a la baja, esto es una crisis y no vale escudarse diciendo que como continuamos creciendo, aunque menos, no hay crisis ¿quién se cree esta patraña? Para el conjunto de los asalariados, los mileuristas, los jóvenes que buscan su primer empleo y los inmigrantes, estamos en crisis y no vale sacarse conejos de la chistera y jugar con las cifras para hacer creer lo contrario.


Rodríguez Zapatero tendrá que hacer algo más que repartir cheques al por mayor, esas dádivas vergonzantes que no resuelven nada y consolidan unos derechos y compromisos difíciles hacer frente en tiempos de crisis.


La alegría con que desde el gobierno se decía que nuestra economía crecía por encima del resto de las europeas, era pura filfa, aunque creciera, era sobre un sector tan frágil como la construcción y era previsible que la cosa no duraría mucho tiempo al mismo ritmo.


El gobierno está metido en un buen lío del que da la impresión de que no sabe como salir. Se han perdido cuatro años que se debían haber empleado en sanear y poner orden en nuestra industria, que ante el cambio de paradigma productivo está desnortada, falta de proyectos competitivos, que propicien la producción de bienes con valor añadido, aprovechando en muchos casos los sectores productivos actuales, operando en ellos las reformas necesarias.

viernes, 20 de junio de 2008

EL CASTELL DE MONTJUÏC


El pasado fin de semana se ha celebrado en el castillo de Montjuïc una fiesta popular con fideuá incluida para unos cuantos miles de personas. Esta fiesta “popular” la organizó el Ayuntamiento de Barcelona para celebrar la devolución a la ciudad de este controvertido recinto.

Se le han atribuido demasiadas simbologías a este castillo que además de ser, según los expertos, una gran obra por sus cualidades arquitectónicas y estilo singulares.

Muchas veces intencionadamente o por desconocimiento voluntario de la historia, se dicen muchas barbaridades o se toma una parte de la historia como un todo.

He leído en un periódico un artículo del prestigioso historiador Gabriel Cardona que trata de lo que estoy intentando escribir. Cardona hace una reseña histórica del castillo de Montjuïc situando las cosas en su sitio.

El castillo de Montjuïc no fue construido por los borbones para asediar y bombardear Barcelona. Cuando nació Felipe V el castillo ya existía pues durante la Guerra dels Segadors, se utilizó para defender la ciudad de las tropas del marqués de Los Vélez. El castillo durante la guerra de Sucesión tenía guarnición austracista.

Señala también el historiador Cardona que la forma y estructura actual del castillo de Montjuïc se debe a la ampliación efectuada en 1751, cuando Felipe V ya llevaba muerto unos años. La obra se realizó bajo los reinados de Fernando VI y Carlos III.

Mucho se ha hablado de los bombardeos de Barcelona desde el castillo, como acto represivo fruto del odio hacia Cataluña.

Baldomero Espartero, general progresista, ordenó el bombardeo de la ciudad para vencer la rebeldía de quienes defendían posturas más radicales que las propias y lo habían aupado al poder. (2 de diciembre del 1842).

El general Prim que a su vez era diputado progresista por Barcelona, fue bastante más violento en su afán represor; el 7 de setiembre de 1843 el bombardeo ordenado por él, causó daños en 460 edificios de Barcelona, aplacando así las ansias levantiscas de los que querían ir un poco más lejos en su progresismo.

Al castillo de Montjuïc desde determinados sectores faltos de emociones fuertes, se le quiere otorgar un simbolismo que no tiene. Se pretende levantar el estandarte de Montjuïc como símbolo de la represión franquista y de la dominación secular española sobre Cataluña. Hay que reconocer que la situación geográfica del castillo favorece la credibilidad de estos delirios.

Durante la República, según el artículo de Cardona, se fusilaron a 37 militares y 21 civiles y el recinto fue utilizado como prisión.

Al finalizar la guerra civil en 1939, allí mismo se fusiló al general Escobar y unos cuantos oficiales de la Guardia Civil. El fusilamiento en uno de los fosos del President Companys sin duda, pone de relieve el afán vengativo de Franco, que eligió el castillo de Montjuïc por su situación, que permite ser divisado desde cualquier punto de Barcelona.

El franquismo hubiera podido fusilar a Companys en otro lugar de Barcelona, pero el impacto no habría sido el mismo.

La memoria popular recuerda muy claramente que el grueso de los fusilamientos tuvo lugar en el fatídico Campo de la Bota y que el principal centro de reclusión era la cárcel Modelo, siendo de menor entidad en cuanto a número de presos el Palacio de las Misiones, habilitado para tal fin. Los presos del castillo siempre fueron muy inferiores al de los demás centros de reclusión citados.

La reivindicación de la llamada Memoria Histórica debería servir para situar a cada uno en su sitio, a no alterar ni poner más énfasis en determinados hechos derivados de la Guerra Civil, no hacerlo así, se desvirtúa la reivindicación legítima de la ciudadanía. Otorgar desde posiciones nacionalistas una importancia que el castillo de Montjuïc no tiene, es , además de faltar a la verdad histórica una manipulación vergonzante que algún día acabará por pasar factura.

lunes, 9 de junio de 2008

ANTE UNA NUEVA DIRECTIVA EUROPEA.....



Este lunes el Consejo de Ministros europeo va a aprobar con toda seguridad una directiva que supone un aumento importante de la jornada laboral. Se pretende que con esta nueva directiva se puedan trabajar hasta 65 horas a la semana. La directiva contiene además otros aspectos muy regresivos para los asalariados, los profesionales médicos y los empleados por las ETT´s, que verán recortados sus derechos hasta pasados cuatro meses de contratación. En el caso de los médicos se pretende que no sean computados como tiempo trabajado el tiempo de descanso en las guardias.

Ya desde 2005 se viene discutiendo esta directiva que parece la única razón de existir de muchos gobiernos. Hasta ahora con la correlación de fuerzas existente en el Consejo no ha sido posible, sin embargo con la llegada de Silvio Berlusconi a la presidencia del Gobierno italiano, se crea una situación nueva que favorece la aprobación de esta ley y otras que en el futuro se puedan proponer con el mismo código genético conservador y antisocial.

Esta directiva comparte el mismo ADN con otras directivas como es el caso de la Wolkenstein.

Malos tiempos corren para los avances sociales. Si bien es cierto que hay países como es el caso de España que ya ha manifestado su desacuerdo con esta directiva, queda abierta la puerta para que un nuevo gobierno de cariz conservador pueda aplicar en un futuro esta nueva norma, reformando las leyes españolas para adecuarlas a la normativa europea.

Tampoco es descartable en tiempo de crisis que un gobierno de los llamados progresistas eche mano de una directiva como esta para contentar a los empresarios.

Los países que no apliquen esta directiva quedan en franca desventaja con respecto a los otros, originando una situación delicada ya que las patronales se cogerán a la directiva europea como a un clavo ardiendo.

Para algunos gobiernos es difícil establecer una relación directa entre la productividad y los tiempos de trabajo. Desde mi punto de vista, trabajar más horas no significa necesariamente producir más.

Las jornadas laborales hipertrofiadas conducen a un ritmo productivo desigual, a más accidentes y a un efecto indeseado: el trabajo simulado.

Ante esta situación creada por la inminente aprobación de esta directiva, se hace más evidente la necesidad de un sindicato europeo que sea capaz de coordinar las medidas de presión suficientes para hacer frente a esta situación que supone un retroceso importante en los logros sociales conseguidos hasta ahora.

No es ninguna broma. Mientras nos pueden caer directivas europeas que recorten derechos, fruto del acuerdo de los gobiernos europeos, los sindicatos de cada país miembro actúa solamente en clave interna de cada país.

Se hace cada día más necesario la reforma y adecuación de los órganos sindicales europeos a las necesidades reales de este momento, capaces de plantear alternativas y negociar sobre la base de los intereses comunes de los asalariados.

Así mismo, la izquierda europea debería ser capaz de saber lo que quiere ser de mayor, quitarse las legañas y ponerse a trabajar para articular un programa con nuevas ideas, fruto de la reflexión y el análisis del momento en que vivimos, que dé respuestas a los principales problemas: el mundo globalizado y el cambio climático.

miércoles, 4 de junio de 2008

ES AMARGA LA VERDAD


Decía Quevedo: “pues amarga la verdad quiero echarla de la boca y si al alma su hiel toca esconderla es necedad.........”

Vemos con estupor que no se escuchan las enseñanzas de nuestros clásicos que con acierto supieron plasmar sobre el papel conceptos moralizantes que muy a pesar del tiempo transcurrido tienen plena vigencia.

Todo lo que afecta a los ciudadanos y a su relación con la clase política que les representa debería estar revestido de una gruesa pátina de verdad, de esa verdad que da al ciudadano un sentido de corresponsabilización con los asuntos que condicionan y afectan a su vida, como parte integrante de una sociedad democrática madura y avanzada.

Estamos asistiendo a demasiados espectáculos penosos de falta de respeto a la inteligencia de las personas. No se puede estar constantemente ninguneando a los ciudadanos y después quejarse del distanciamiento entre la política y la ciudadanía. No se puede ser simpático y buscar la proximidad cuando se pide el voto.

Hay que buscar la empatía y la proximidad siempre, pues lo contrario, es decir, lo que se está haciendo actualmente crea desconfianza, desafección y hastío.

Vemos en la prensa un capítulo más del culebrón que comenzó con el tema de la sequía en Cataluña. Mientras el Conseller Baltasar anuncia que el decreto de sequía se deroga y que no tienen justificación las obras que mediante la construcción de una tubería deberían transportar agua al área de Barcelona, leemos en la presa que el President de la Generalitat aboga por el mantenimiento del proyecto que en un futuro debería servir como conducción de aguas en el caso de que se produjera un episodio similar de seria amenaza de falta de suministro.

No andamos precisamente sobrados de infraestructuras en Cataluña, y por una vez que el Estado decide invertir en Cataluña para solucionar un problema real, no debemos desaprovechar la oportunidad de dotarnos de una herramienta que sin duda será de utilidad. En cualquier caso, habrá que estudiar cuál es el mejor trazado y efectuar las modificaciones necesarias para sacar el mayor provecho a esta obra.

Del Conseller Baltasar no quiero decir nada, pues resultaría ocioso comentar sus actuaciones al frente de su departamento.

No puedo omitir comentarios la actuación del Gobierno Central sobre la forma en que emiten los mensajes sobre lo que no sabemos si es una crisis económica, una recesión o las siete plagas.

Durante los últimos años se ha dicho desde el Gobierno que nuestra economía no paraba de crecer, que íbamos por delante de Europa en ritmo de crecimiento. No se ha dicho sin embargo que este crecimiento se sustentaba casi únicamente en el auge del sector inmobiliario y el crecimiento del consumo interno.

Ahora que no se venden coches, la morosidad aumenta exponencialmente, el consumo interno se retrae y el paro aumenta situándose en niveles de hace diez años, continúan disfrazando la realidad y ocultando lo que todo ciudadano percibe.

No entiendo el motivo de este empeño por cambiar el nombre a las cosas, por minimizar los impactos negativos con palabras vacuas y circunloquios que no hacen más que enervar al personal.

¿No sería mejor decir?: La mejora de nuestra economía está en el mercado externo y para llegar a él, hay que mejorar las tasas de productividad, fabricar productos y materiales con alto valor añadido y para esto, hay que iniciar una profunda reforma de las estructuras productivas, con formación, capacitación y reconversión.

Releyendo a Quevedo me reafirmo en que decir la verdad es altamente productivo y rentable, diciendo la verdad o reconociendo nuestros errores ganamos la confianza y el reconocimiento de quienes nos rodean y si trasladamos esto al terreno de las cosas públicas más todavía por dos motivos: primero, por que el hecho en si mismo ya ennoblece a quién lo protagoniza y en segundo lugar por el reiterado déficit de verdad al que estamos acostumbrados.

jueves, 29 de mayo de 2008

PATIO DE VECINOS



Revuelto anda el patio de la política española. No se puede pedir más y me temo que tampoco menos.


La crisis interna del PP hace que anden a navajazos entre los partidarios y detractores de Rajoy y que Esperanza Aguirre vaya poniendo bombas trampa en el itinerario del actual capo de los populares. Mientras Ruiz Gallardón se crece un pelín a la sombra del viraje al centro iniciado por Don Mariano.


El frente mediático deshoja la margarita y se pregunta a quién o quienes deben apoyar desde sus venenosas plumas. El que no varía ni un ápice en su verborrea es ese paladín de la libertad de expresión conocido con el nombre de Jiménez Losantos.


Más hacia el norte pero con ramificaciones hacia el centro de la península, el Lehendacari Ibarretxe está que no cabe de contento. Le han llegado las pruebas de la imprenta de las papeletas del referéndum que dice que va ha celebrar en octubre.


No creo que este referéndum vaya a celebrarse y él lo sabe. ¿Qué pretende? Sin ser excesivamente malpensado, me atrevería a decir que desea forzar una negociación al más alto nivel en la que el tema de ETA y el acercamiento de presos tengan un papel relevante. Quiere, antes de que se celebren elecciones en Euskadi poder ofrecer a su clientela unos logros que le refuercen a él y al PNV que está en retroceso.


Hay excesivas coincidencias entre lo que quiere ETA y el PNV o la mal denominada izquierda abertzale.


Hacer una propuesta dónde no se condene rotundamente la violencia y que al mismo tiempo se guiñe el ojo a los tradicionales compañeros de viaje del PNV me parece indecente.


No se puede invocar el derecho a decidir, el ejercicio democrático de derechos fundamentales sobre un montón de cadáveres e insondables pozos de dolor.


Cuando todos los ciudadanos del País vasco gocen de los mismos derechos, sobre todo el derecho a la vida y a la libertad de expresión, se puede plantear democráticamente y dentro del marco legal, todo lo que se quiera. Hacer propuestas de este tipo es un escarnio a todos y una ilegalidad flagrante.


Mientras Rodríguez Zapatero anda preocupado en otras cosas. Pienso que era de esperar una declaración institucional más contundente que la que hizo la ministra Salgado al tratar el tema del referéndum anunciado por Ibarretxe aunque entiendo que quizá pensaron que esto equivaldría a darle más relevancia a la rueda de presa o comparecencia del lehendacari y su equipo. De todas formas la declaración oficial me pareció francamente mejorable.


Aquí, al otro lado del Ebro, las cosas no van mejor, aunque la lluvia ha mejorado el nivel de los pantanos, ha creado un problema nuevo. El Govern tiene ahora una papeleta encima de la mesa; me refiero a si se debe cancelar el proyecto de construcción de una tubería que traería agua de los pozos del entorno del río a Barcelona. El Conseller Baltasar, tan locuaz como siempre, ha dicho que sí, que a lo mejor no, que ya veremos y que hace buen tiempo.


Sería un auténtico despropósito no construir esa infraestructura. El agua debe poder circular en todas las direcciones y complementar a otras infraestructuras en construcción, como es el caso de las desaladoras. Si no es necesario traer agua de las comarcas de Tarragona, mejor que mejor, sin embargo, nos podemos encontrar en otoño con unas reservas de agua bajo mínimos y tener que desempolvar de nuevo este proyecto. Si hay una partida de fondos para hacer esta obra hay que echar mano de ella y que no se pierda, pues en el contexto económico actual de franca crisis, no sabemos de qué forma se podría hacer frente a una situación de emergencia que requiriera una obra de semejante coste.


No se pueden dejar pasar las oportunidades que reduzcan el déficit de infraestructuras y menos por disputas de patio de vecinos, de lo contrario se reirán de nosotros con toda la razón.

lunes, 19 de mayo de 2008

!AGUA VA¡


Si realmente queremos estar un poco informados de lo que sucede y de cuál es la situación de las cosas que afectan a todos nosotros, es necesario leer la prensa y si es posible contrastar la información con otros medios de información.


Las noticias que nos entran por los ojos, casi siempre (y cada vez más) son bastante decepcionantes. Decepcionantes por como se da la noticia, por la respuesta de quién debe responder y no responde y si lo hace, siempre es tarde y mal.


Para poner un ejemplo válido a mí entender, podemos tomar el problema del agua en el área metropolitana de Barcelona y la puesta en marcha de las medidas que deben solucionar temporalmente el mencionado problema.


Es de todos conocido, que el régimen de lluvias en Cataluña nonos ha favorecido en los últimos años. Al mismo tiempo, se ha permitido un uso suntuario de los recursos hídricos (campos de golf y piscinas) como si fuéramos un país de centro Europa.


Esta crisis se ha gestionado mal desde un principio. La irrupción del Conseller Baltasar proponiendo soluciones que no podía asumir, y enfrentándose a todo el mundo en lugar de meditar y estudiar cuáles podían ser las mejores soluciones.


La propuesta del Gobierno Central, no gustó a los habitantes del delta del Ebro, que tiene la piel muy fina y son muy celosos de sus caudales hídricos. Ya se sabe, que con la experiencia del PHN del Partido Popular, vieron seriamente amenazada la existencia de aquél territorio tal como se le conoce.


El Plan Hidrológico nacional era otra cosa, algo bien diferente a lo que ahora se propone y sólo entiendo su reacción en contra por la desconfianza que merece y se ha ganado a pulso la clase política en general y la que ha tratado este tema en particular.


No se ha explicado bien la magnitud del problema, ¿Será esta la causa? ¿Se ha omitido intencionadamente información? No lo creo.


Creo que estamos frente a un exceso de celo, por ser suave en la apreciación, y a un desmesurado afán de protagonismo por parte de aquellos que en su día lideraron las movilizaciones contra el PHN.


Creo que el agua es un bien escaso que hay que administrar adecuadamente y en el caso de que en Tarragona falte agua y haya que traerla del río Tordera, será una obligación de todos decir amén y que así sea. Lo contrario es una demostración cutre de cantonalismo decimonónico o dicho en palabras más fuertes, un acto de insolidaridad manifiesta.


Si hay que construir una cañería para llevar a agua a Barcelona mientras sea necesaria, que se construya, en el bien entendido de que no debemos condenar a los habitantes de Tarragona a la sed permanente.


Cuando haya que pasar sed, pasémosla todos un poco y cuando la sequía remita cerremos la llave de paso de la acreditada agua de Tarragona y bebamos la de nuestros embalses.


Todo lo demás es más propio de países atrasados, con escasa cultura democrática y cívica, justo lo contrario de lo que presumimos en Cataluña.

miércoles, 7 de mayo de 2008

HAMBRUNA


Los principales responsables de la hambruna que azota los países pobres o en vías de desarrollo, pueden estar contentos, han hecho bien su trabajo. En una escala de o a 10, han alcanzado una nota de 12.

No hay que buscar demasiado para saber quienes están detrás de las políticas que han llevado a los países en vías de desarrollo a dar gigantescas zancadas hacia atrás, retrotrayéndose a tasas de hambre y pobreza que ya creían superados y a los que no había motivo real por el cuál se tuviera que retroceder.

Los tiburones y principales apóstoles de las políticas económicas neoconservadoras, han copado los principales puestos del Banco Mundial, la Organización Mundial del Comercio y el Fondo Monetario Internacional. Desde estos puestos, han imprimido un carácter cada vez más proclive a expandir las doctrinas neocons en estos organismos internacionales cuyas decisiones afectan a la inmensa mayoría de la humanidad.

Paul Wolfowitz cuando era representante de los intereses norteamericanos en la Organización Mundial del Comercio, se ganó a pulso la fama de defensor implacable e impulsor de las doctrinas neocons en este organismo. Desde su puesto impulsó la apertura a los mercados de los productos agrícolas norteamericanos, defendiendo la supresión de la ayunas oficiales a los agricultores de los países en vías de desarrollo.

Con el argumento de que los agricultores debían aprender a competir logró imponer este principio, logrando asimismo, con el argumento de estabilización del mercado, suprimir el almacenamiento de excedentes.

Los excedentes de grano, servían para hacer frente a las necesidades en las épocas de escasa producción, pero con la doctrina de Wolfowitz, los excedentes servían para pagar los intereses devengados por los préstamos que estos países recibían del Banco Mundial.

El desmantelamiento del sistema de ayudas y subvenciones a los agricultores, ha provocado un empobrecimiento aún mayor de estos países damnificados por las políticas neocons, que son incapaces de producir lo necesario para satisfacer las necesidades alimentarias de sus respectivos países, debiendo comprar a los países desarrollados con agricultura subvencionada los productos agrícolas a unos precios desorbitados.

Todo esto, unido a la mayor demanda de grano para la fabricación de biocombustibles y el aumento de demanda de los países en franco despegue económico (China e India) provocan un aumento desorbitado de los precios, generando una situación dramática en los países pobres, cada vez más dependientes.

La voracidad insaciable de los especuladores, no hace más que ahondar cada vez más las diferencias y posibilidades de autoabastecimiento de los países en vías de desarrollo cuyos habitantes, están a merced de la caridad de las grandes potencias y a la corrupción de los respectivos gobiernos. No sé cuál de las dos cosas es peor.

La situación creada en estos países, va a provocar oleadas de inmigración hacia los opulentos países desarrollados, mientras tanto, estos países se las piensan en arbitrar medidas para impedir la entrada masiva de famélicos inmigrantes en busca de un futuro mejor.

jueves, 1 de mayo de 2008

¡VIVA EL 1º DE MAYO!



Las clases trabajadoras afrontamos este 1º de Mayo en un contexto marcado por el fin de un ciclo económico marcado por la caída en picado del sector de la construcción.


Durante los últimos años, en España se ha construido desmesuradamente creando un parque inmobiliario que no ha contribuido a satisfacer las necesidades de viviendas asequibles tanto en propiedad como en alquiler que tienen planteado los jóvenes. Al compás marcado por los movimientos especulativos, se han recalificado terrenos, se ha edificado para especular, buscando en este sector un valor seguro, refugio de capitales que en teoría ofrecían una revalorización segura.


La crisis hipotecaria estadounidense, ha arrastrado a la economía europea obligando a las entidades bancarias a no conceder más créditos.


El parón inmobiliario, ha afectado también a los sectores industriales subsidiarios de este sector, siendo el resultado de todo ello un aumento de las tasas de paro.


La morosidad y la caída del consumo contribuyen a engordar el fenómeno de la recesión económica.


El aumento del paro golpea especialmente a sectores que tradicionalmente ven amenazada la continuidad en el puesto de trabajo por factores intrínsecos ligados a la naturaleza del sector de la construcción. Los contratos ligados a la finalización de la obra, la subcontratación y otros aspectos, hacen especialmente vulnerables a los trabajadores. Asimismo, los trabajadores inmigrantes, por su particular situación personal, son todavía más vulnerables, siendo objeto de más precariedad si cabe.


En esta situación hay que poner especial énfasis en exigir el robustecimiento de las redes de protección social, posibilitando en la medida de lo posible, la reinserción laboral en otros sectores.


En este periodo de recesión económica que se ha iniciado, oímos una vez más a los órganos de la patronal pedir medidas como flexibilización del mercado y moderación salarial, todo ello después de años de acumular grandes beneficios. No tiene que ser siempre los sectores más desfavorecidos quienes deban pagar los platos rotos cuando las cosas no van bien a los empresarios.


En España llueve sobre mojado, pues el diferencial entre acumulación de beneficios y costes salariales es de los más abultados de Europa.


Cada día toma más cuerpo la franja salarial de los mil euros, con una clara tendencia a generalizarse entre sectores que tradicionalmente, tenían una capacidad de negociación colectiva que permitía revalorar los salarios.


Especial atención deberíamos prestar a la situación de las libertades en América latina, donde no hay día en que no se asesine o intimide con violencia a los representantes de los trabajadores.


Las centrales sindicales españolas deberían tomar conciencia de que es necesaria una acción solidaria para con los trabajadores de todos los países donde se vulneran los más elementales derechos de los ciudadanos y de forma muy especial a los sindicalistas.


Existen en América latina multinacionales españolas con fuertes intereses en aquél continente. Sería necesario denunciar con nombres y apellidos a estas empresas y a sus directivos en el caso de que estuvieran involucrados en acciones antisindicales o antidemocráticas.


No es menos importante la denuncia de la falta de libertades sindicales en los países asiáticos, receptores de empresas españolas y europeas que buscan paraísos en donde se paguen bajos salarios, no haya derechos y se pueda despedir sin contemplaciones a cualquier trabajador conflictivo. Asimismo, la explotación infantil, lejos de ser un fenómeno en retroceso, avanza, tomando cada día carta de naturaleza en más países. Este hecho se ve agravado con el encarecimiento de los productos más básicos de alimentación. Esta carestía azota con más virulencia a los países en desarrollo, con economías más débiles y carentes de estructuras políticas capaces de garantizar unos mínimos diarios a cada persona.


En la opulenta Europa deberíamos dejar de contemplar nuestro ombligo y lejos de olvidar nuestros problemas, propios de un cambio de paradigma, deberíamos retomar la acción solidaria con otros países que están bastante peor que nosotros en muchos aspectos.


La falta de libertades, la corrupción y la connivencia de los poderes públicos con sectores económicos poderosos que quieren imponer sus dictados pisoteando derechos básicos, deben formar parte de la agenda diaria del sindicalismo confederal europeo y muy especialmente del español, que en el pasado ha sido receptor de ayudas y solidaridad.

jueves, 24 de abril de 2008

PRIMERO LA LEGALIDAD


Hoy no quería hablar de nuevo de las tropelías de la derecha de este país. No quiero que nadie piense que soy mono temático o bien que estoy obsesionado con esta gente. Los hechos sin embargo aconsejan volver sobre los temas tantas veces comentados.

Hace días que vengo dándole vueltas al aumento del precio de los cereales y a las importantes repercusiones que tales subidas tendrán en muchos países pobres. Este es el tema que realmente quería tratar, sin duda un asunto grave y que da para mucho.
Me ha hecho cambiar de tercio la noticia oída hoy en la radio (la SER). Esperanza Aguirre no para, primero por sus tensiones con Ruíz Gallardón y ahora con Mariano Rajoy por el tema del liderazgo de su partido. Esto no pasa de ser una anécdota comparada con el contenido de la noticia que detallo a continuación.

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, firmó a principios de año un protocolo con el obispado de Madrid que contempla y regula la colaboración de los sacerdotes en los centros públicos hospitalarios.

Este protocolo recogido en el convenio firmado por el Consejero J.J. Güemes y el Obispo emérito de Madrid regula y garantiza la asistencia religiosa a los pacientes ingresados en los hospitales y a sus familias, respetando siempre el credo religioso de cada uno.

Lo que incorpora este protocolo es la inclusión del capellán en el comité ético de cada centro, con voz y voto, asimismo, formará parte del equipo interdisciplinario de cuidados paliativos, también formará parte del organigrama del centro.

¿No es esto un atropello?, ¿es constitucional esta medida?, ¿alguien duda de que estos hechos sean “regional” catolicismo cutre y revenido?

Miguel Casares, presidente del comité ético del Hospital de Getafe defiende este protocolo con el argumento de que garantizan los derechos de los pacientes y que los temas éticos no se discuten con “ideas preconcebidas”.

¿Alguien duda de cuál será la posición del cura cuando se discuta sobre un aborto a una joven violada, con denuncia o sin ella?

A juzgar por lo manifestado por el Obispo emérito de Pamplona sobre los cuidados paliativos, no dudo en adivinar cuál será la posición, el voto y la voz del representante de la Iglesia católica.

Recuerdo que el señor obispo de Pamplona dijo: “Jesucristo no tuvo cuidados paliativos y sin embargo murió dignamente”.

¿Es cristiano no aliviar el dolor? ¿Quién se atreve a negar los medios disponibles para evitar el sufrimiento de un ser humano que está agonizando? ¿Podemos negar a un ser humano los medios que no dudamos en aplicar a un animal doméstico?

La Iglesia católica está intentando penetrar e intervenir cada vez más en nuestras vidas, de la forma que sea. Esta vez de la mano de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, y ante la sentencia absolutoria del Dr. Montes y sus colaboradores del Hospital Severo Ochoa, no ha perdido la oportunidad brindada por los representantes políticos del PP para poner una pica en Flandes y colarse en los órganos de decisión que deben valorar con criterios estrictamente éticos y científicos los tratamientos y los actos médicos que afectan a terceras personas, a seres vivos que sienten y padecen.

Mucho ha callado y aguantado la sociedad civil ante las ingerencias, privilegios y beligerancias de la Iglesia contra la legalidad constitucional a la que ellos invocan cuando les parece de forma demagógica.

Ya va siendo hora que sin sonrojos ni ñoñerías, los sectores progresistas y la izquierda en general, plante cara a esta gente. Si hay que manifestarse, manifestémonos, si es preciso apelar al Tribunal Constitucional, hagámoslo y si hay que presionar al Gobierno para que denuncie el actual Concordato hagámoslo también. Cualquier cosa antes que seguir soportando impasibles, la erosión de derechos y libertades por parte de grupos a los cuales no ha elegido nadie con su voto.

domingo, 20 de abril de 2008

EL AGUA, ¿MOTIVO DE CONFRONTACIÓN?



Al fin se ha impuesto la cordura y el tema de la transfusión, trasvase, cesión o como demonios se le quiera llamar ha quedado resuelto y Barcelona no pasará sed.


La historia de las diferentes vicisitudes por las que ha pasado la solución del problema de abastecimiento de agua que padece Barcelona y su área metropolitana, es la historia de un despropósito, el sistema mejor y más depurado de rizar el rizo, de forzar la semántica y de mostrar la torpeza y falta de nivel de muchos políticos, figurando en primera línea el Conseller Francesc Baltasar.

Este responsable político, propuso como solución el trasvase de aguas del río Segre, esto es conocido por todos, lo que quizás se ignora , es que la cuenca del Segre no es competencia de la Generalitat y que por lo tanto poco podía disponer la Consellería del ramo de estos caudales.

Algo no menos importante: Si el gobierno ejerce una competencia, lo hace para bien o para mal, con todas las consecuencias y no puede quedar en evidencia ante el resto de Comunidades ante un tema que con la sequía hace que sea contemplado con mucha sensibilidad, teniendo además en cuenta, que los que se vieron afectados por la derogación de la ley que permitía el trasvase de aguas del río Ebro para satisfacer las necesidades de los proyectos especulativos de la costa levantina.

El gobierno no podía hacer otra cosa que lo que ha hecho, aunque dejara en evidencia la incompetencia de los responsables políticos de la Generalitat.

La solución a este problema de falta de suministro para Barcelona no tenía que haber levantado tanta polvareda. Las propuestas para solucionar los problemas aunque por una vez sean sensatas deben ser analizadas en los despachos y sopesadas antes de hacer declaraciones a la prensa. Siempre se está a tiempo de meter la pata y cuanto más tarde se haga, mejor.

En otro orden de cosas, esta problemática ha puesto de manifiesto que a parte de los intereses políticos que hacen un uso interesado y victimista de las soluciones que adopta el gobierno, se pone de relieve que existe con el tema del agua una clara tendencia a caer en un localismo que enfrenta a los territorios y no precisamente a las comunidades.

Hemos visto como afloraban reacciones en Girona con respecto a los caudales del río Ter, que abastece una parte de las necesidades de Barcelona, asimismo, los agricultores de Lleida, se han opuesto al trasvase propuesto por el Conseller Baltasar.

No entraré en el viejo y cansino debate que abanderan los presidentes de algunas comunidades autónomas, ya que en la mayoría de los casos carecen de rigor, credibilidad y son meros instrumentos de confrontación y desgaste políticos.

Sin embargo, ante una situación prolongada de sequía que pueda poner en serio peligro el abastecimiento en algunas zonas, quién corresponda, y me atrevo a decir que en primer lugar el Gobierno de España y todas la CC.AA, deben sentarse y trazar planes de necesidades reales, y buscar las soluciones más adecuadas para cada zona, en un marco de lealtad y voluntad de cooperación que aleje del debate político las tentaciones de utilizar un tema tan sensible y delicado como el agua.

Si realmente estamos en un periodo de sequía prolongado que se ve agravado por la poca regularidad de las precipitaciones, propia de nuestro clima, habrá que plantearse seriamente la utilización racional del agua, dejando de lado proyectos poco o nada sostenibles en zonas con propensión a la sequía, como son los campos de golf, o los proyectos lúdico especulativos que necesitan grandes aportes de recursos hídricos que irremediablemente se detraen de las menguadas reservas y que son necesarios para garantizar las necesidades de las personas.