miércoles, 30 de noviembre de 2011

LADRONES AL ACECHO...



El tono y el contenido de las declaraciones de los responsables sanitarios catalanes cada día es más osado y falto de matices en cuanto a sus verdaderas intenciones e intereses.

Hemos pasado de decir que recuperaremos lo perdido cuando amaine el temporal de la crisis a decir sin ningún sonrojo que lo que hay que hacer para hacer sostenible el sistema es contratar pólizas privadas de salud.

El conseller Boi Ruiz, hombre gris donde los haya, ha accedido a este cargo con la finalidad de liquidar de una vez y por todas el sistema público de salud tal y como lo conocemos. Artur Mas fue quien le nombró y no está acusando electoralmente el desgaste de haber tomado ciertas medidas. Los suyos y los que no son los suyos le siguen. Seguramente la imagen de gobierno fuerte que transmite es bien vista por el electorado que después de vivir los siete años de tripartito quedó más que asqueada de palabrería hueca que no se materializaba en políticas concretas, con el agravante de que las políticas acertadas –que las hubo- no tuvieron trascendencia por la pésima política de comunicación de aquellos gobiernos. Pero esta es otra cuestión.

El manoseo interesado de las políticas sanitarias viene de lejos y en ese manoseo han participado todos o casi todos los colores políticos, siendo los principales partidos CiU y PSC-PSOE los que han entrado a saco y sin miramientos en las instituciones de gobierno de las instituciones sanitarias para interferir en ellas constituyéndose en verdaderos grupos de presión. Este era un bocado muy apetitoso para no fijarse en él y dejarlo solo en unas manos, había que repartir, cambiar cromos en definitiva y es lo que se ha hecho a lo largo de años sin ningún miramiento, sonrojo o la más mínima traza de escrúpulo.

Nombres como Josep Prat i Domènec, Francesc José Maria, Josep Abelló Padró, Germà Gordó Aubarell, Xavier Trias Vidal de Llobatera…. Y muchos otros que ocupando cargos de menor nivel han estado contribuyendo a lo largo de muchos años al saqueo continuo y sostenido de la sanidad pública.

La estructura jurídica y organizativa que desde el traspaso de competencias sanitarias se ha dado a la sanidad catalana ha ido encaminada precisamente a crear un marco idóneo en el que el chanchullo y el clientelismo político  así como la endogamia pudieran obtener jugosos beneficios.

Allá en los años ochenta siendo Xavier Trias el conseller de sanidad, creó el Servei Català de la Salut, (hoy CatSalut) con la función específica de ser un comprador de servicios a terceros  a través de conciertos (servicios de lavandería, catering, seguridad, limpieza y muchos otros) con la posibilidad real de hacer subcontratas, que es una forma de perder la pista y el control al dinero público. El lector puede imaginar de cuantos millones podemos estar hablando.

El número de hospitales comarcales que integran el mapa sanitario catalán (XHUP)  ha dado lugar a la creación de patronales como el Consorci Hospitalari de Catalunya i la Unió Catalana d’Hospitals en las que políticos procedentes de CiU o PSC-PSOE dirigen, creando una nueva casta de directivos procedentes de la política que no en pocas ocasiones han desembarcado en el Cat salut o el ICS a intentar “poner orden” aplicando métodos empresariales modernos en la gestión. Esto no ha hecho más que hinchar las plantillas y las nóminas.

El desembarco de esos tiburones que iban a solucionar en dos días lo que seguramente se había desarreglado a lo largo de décadas, ni qué decir tiene que lo único que han hecho es cobrar y medrar.

Así las cosas podemos llegar a la conclusión que han puesto una manada de lobos a vigilar los rebaños de ovejas, veamos…

President del Institut Català de la Salut: Josep Prat Domènec. Ingeniero naval. Procede del sector sanitario privado. Entre 1998-2003 fue director del Servei Català de la Salut. Fue director general del grupo “d’Assistència Sanitària i Social” (SAGESA). Hasta ser nombrado presidente del ICS ha sido director general de “Innova Grup d’empresses”  SAGESA forma parte de este grupo, además desde 2009 es consejero del grupo sanitario USP Hospitales (United Surgical Partners). Dado el curriculum de este personaje es más que probable que incurra en algún tipo de incompatibilidad.

Josep Abelló Padró: (PSC-PSOE) Exalcalde de Reus. Presidente del Consorci Hospitalari de Catalunya. Ha procurado siempre colocar en altos cargos del Cat Salut y del ICS a gente de su confianza procedente del SAGESA. Es el caso de Francesc José María, que fue gerente del ICS y acabó defenestrado por Marina Geli, Consellera de Salut, debido a fuertes divergencias, lo que motivó su cese fulminante a modo de ajuste de cuentas a Abelló.

Queda claro que el debilitamiento de la esencia pública del ICS ha ido progresando a lo largo de los años, infiltrándose en él personajes de lo más variopinto con una coso en común entre todos ellos. Ninguno albergaba buenas intenciones con respecto a esa institución.


En la órbita del gobierno de Mas hay gentes poco conocidas que siempre han actuado en la sombra ejerciendo de hombres de confianza de Mas como es el caso de Germà Gordó, actual secretario del gobierno y que ha sido el gerente de CDC durante la etapa que han estado fuera del poder. Hombre de larga carrera en la administración catalana que conoce los intríngulis del poder, actúa como oteador de posibles compradores de una o varias porciones del pastel ICS.

Lo que resulta más escandaloso es la falta de respeto al Parlamento, a las instituciones y a la Constitución. Es tan grande e insaciable la voracidad de estos depredadores de lo público que han olvidado las formas, los tempos y la más mínima decencia democrática. Tal falta de decoro democrático ha provocado sonrojo en el mismo Jordi Pujol que no ve con buenos ojos esta forma de desmantelar lo público, para ello, él tenía más elegancia.